Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las salidas laborales de la criminología: de la lucha contra el acoso al diseño de ciudades

El flamante grado de la UNED, con 150 alumnos, aborda nuevas perspectivas profesionales que van más allá del estudio del cuerpo del delito

Por la izquierda, Emilio Marqués, Nerea Fernández Morán y Rebeca de Mateo Peña, en el centro asociado de la UNED en Asturias.

Por la izquierda, Emilio Marqués, Nerea Fernández Morán y Rebeca de Mateo Peña, en el centro asociado de la UNED en Asturias. MARCOS LEÓN

Una necesidad social y una oportunidad profesional. "Criminología es la carrera del futuro", afirma rotundo Emilio Marqués, profesor-tutor del grado implantado en el centro asociado de la UNED en Asturias en el curso 2017-18. La vieja demanda de contar con estos estudios en el Principado verá próximamente cumplido un

Los perfiles del alumnado también apuntan hacia los nuevos horizontes profesionales que se abren para los criminólogos. Rebeca de Mateo Peña, de 32 años, trabaja en una multinacional asentada en el Principado. Estudió Derecho pero entiende que existe todo un amplio terreno por explorar en el ámbito de 'legal compliance', que responde al compromiso de una organización con una cultura de integridad, buen gobierno y transparencia. También atienden los criminólogos la prevención del acoso laboral o de cualquier otro delito que pudiera producirse en el ámbito laboral. "El criminólogo sabe qué cauces tomar ante un comportamiento antijurídico", indica el profesor Emilio Marqués. Si en una organización no se cuidan los protocolos y la manera de hacer las cosas, al final esta manera de hacer se traspasará a los trabajadores y los directivos, añade.

Así, el efecto contagio de las conductas incívicas, conocido como la teoría de las ventanas rotas, que es una de las máximas de la criminología, responde a cómo si se deja una ventana rota en un edificio, poco a poco irán apareciendo más, ya que se envía un mensaje de que no hay nadie que se preocupe por ello. Esta teoría funciona como base de estos estudios. "Criminología abarca comportamientos antijurídicos, o de ámbito racial, administrativo o civil, en general, todo aquello que no se considera correcto para la sociedad", apostilla Rebeca de Mateo, quien considera al criminólogo como una figura fundamental, hoy, en el mundo de la industria. "Es una figura tan importante como el psicólogo o el médico", entiende Emilio Marqués. Estos estudios, añade De Mateo, sirven para anticiparse al hecho delictivo o detectar riesgos asociados. "En crímenes machistas el criminólogo puede estudiar la situación social que rodea a los hechos", coinciden las alumnas.

Nerea Fernández Morán, de 22 años, llegó al grado nada más conocer de su existencia en el curso 2017-18 y dejó los estudios de Física en la Universidad de Oviedo para dedicarse a tiempo completo a la que era su verdadera vocación. "La gente vincula la criminología a 'CSI' o 'Mentes Criminales' pero va mucho más allá de todo eso. Incluye Psicología, Sociología y mucho Derecho pero también te enseña a analizar cómo es el delito a fondo", explica la joven alumna, "te abre la mente a muchos campos". Planteado en cuatro cursos académicos, con 18 asignaturas en los dos primeros, se diferencian del resto de titulaciones por el enfoque psicológico y social que aporta su carácter multidisciplinar.

Otra de las facetas menos conocidas del criminólogo es la de asesorar en políticas de seguridad ciudadana, en el ámbito educativo para casos de acoso "donde deben existir protocolos claros y contundentes", según Marqués, o también para afrontar la ciberdelincuencia. "El criminólogo es como la antesala de la justicia", resumen profesor y alumnas. Eso sí, recuerdan las estudiantes, "la UNED requiere de mucha disciplina, tienes que poner mucho de ti pero compensa".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats