Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las denuncias por agresiones a mujeres crecen cada año un 10%, según la Policía

El aumento de la conciencia social, en el origen del alza de delitos de maltrato, que son mayoría entre los episodios de violencia sexista en Gijón

La inspectora Teresa Domínguez, en su despacho de la Ufam, en la Comisaría de El Natahoyo.

La inspectora Teresa Domínguez, en su despacho de la Ufam, en la Comisaría de El Natahoyo. ÁNGEL GONZÁLEZ

Las denuncias por delitos vinculados a la violencia de género crecen cada año paulatinamente en Gijón, en concreto un diez por ciento anual, según los datos que maneja la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Policía Nacional. Una proyección al alza que se hace más pronunciada en

Los casos de agresiones sexuales son los que más alarma generan en la sociedad, pero mayoritariamente atienden casos de malos tratos. "A nivel de investigación, los malos tratos cuando se denuncian te dicen quién es el supuesto responsable, pero en delitos sexuales muchas veces no saben quién es el autor, como ocurrió con el caso de la senda fluvial", apunta Domínguez. En los delitos sexuales también hay mayor concienciación y se toleran menos conductas. "Antes, por ejemplo, no se denunciaba si a una mujer le tocaban el culo, pero ahora sí", explica la agente. El problema, confiesa, está en que la mayoría de veces "los detenidos cuando llegan aquí, la mayoría jóvenes, no son conscientes de que han hecho algo malo; aunque es verdad que si vienen una vez nunca más vuelven, es una forma rápida de aprender".

El rango de edad más habitual de las víctimas está entre los 30 y 50 años. "Son la mayoría de las denuncias, en torno al 50%, aunque atendemos desde adolescentes hasta mujeres de 80 años que tras cuarenta años casadas son valientes para denunciar", confirma Domínguez. Desde la Ufam, además, también actúan de oficio gracias a los testimonios de familiares o vecinos, que debido a esa mayor concienciación alertan mucho más que antes al sospechar que pueda haber un caso de violencia de género en la casa de al lado. "Es más difícil si la víctima no colabora o lo niega, es entonces cuando debemos buscar otras fuentes para confirmarlo, pero nosotros lo investigamos todo", confirma Teresa Domínguez

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats