Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedaladas igualitarias y sin límite de edad

Doce mujeres mayores de 65 años aprenden a andar en bicicleta gracias a una iniciativa surgida en las movilizaciones contra el machismo

17

Así se aprende a volver a andar en bici

"Mirada al frente, relajación, confianza y frenos activos". Con estas directrices iniciaron ayer las integrantes del colectivo "8MuyeresenBici" que, por distintas razones, no pudieron aprender cuando eran pequeñas o que lo habían olvidado tras muchos años sin dar pedaladas. "Hay que tener mucho cuidadín, porque a nuestra edad ya es

La iniciativa nació a raíz de las últimas movilizaciones por el Día de la Mujer del 8 de marzo, una cita que desde "8MuyeresenBici" celebran sobre dos ruedas realizando distintos actos y rutas urbanas reivindicativas. "El año pasado hubo quien se acercó a decirnos una frase que para nosotras fue clave: 'Si supiera andar en bici iría con vosotras'. Fue entonces cuando pensamos que eso no podía ser, vimos que había más mujeres en esa situación y decidimos ponerle solución", explica Eve Blanco, del colectivo ciclista. A partir de ahí, con ayuda de la plataforma "Asturies ConBici", iniciaron estas sesiones (la primera fue en noviembre) por el que ya han pasado una veintena de mujeres.

La sesión de ayer contó con doce participantes, que se subieron a sus bicicletas con algo de miedo, pero la mejor de las intenciones y con predisposición para seguir los consejos de las voluntarias. "Voy poco a poco porque a nuestra edad una caída es peligroso", bromeaba Justa Estepa, que fue de las primeras en lanzarse por la cuesta del Palacio de los Deportes. Eso sí, "arrastrando los pies y sin soltar el freno", añadía.

Otras de las participantes habían olvidado ya el pedaleo, pero no dudaron en enrolarse en esta actividad cuando se lo propusieron. "Hacía 45 años que no cogía una bicicleta y lo tenía olvidado, pero una amiga me lió para venir y aquí estoy, pasando el tiempo", aportaba Mari Barbón, a la que le costaba seguir las directrices. "Soy tan pequeña que casi no me llegan las piernas al suelo y para mí resulta más difícil, pero confío en salir de aquí pudiendo andar sola", ironizaba Mari Barbón, vecina de Laviana.

El éxito de estos talleres dio sus frutos en su primer edición de noviembre. "Al ver las caras de las mujeres que vienen te das cuenta de que merece la pena el esfuerzo, porque muchas aprenden a andar en bici y eso nos pone muy contentas", dijo Eve Blanco. De hecho, ya tienen a cinco mujeres más esperando por el próximo taller, que tendrá lugar el próximo 8 de febrero. "Tenemos plazas limitadas, pero ya se pueden ir apuntando porque el resultado es muy satisfactorio", prometió Blanco.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats