Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias de enfermos de alzhéimer reclaman la creación de un centro de día

El aumento de auxilios a personas mayores desorientadas por la calle dispara las alarmas: "Es preciso un censo de ancianos solos y enfermos"

Las familias de enfermos de alzhéimer reclaman la creación de un centro de día

Las familias de enfermos de alzhéimer reclaman la creación de un centro de día

El aumento en el número de auxilios a personas mayores desorientadas en la calle que han constatado a lo largo del pasado año los agentes de la Policía Nacional y Local y los serenosno es más que el reflejo de un fenómeno imparable: el envejecimiento de la sociedad gijonesa,

En la Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzhéimer (Adafa) preocupa especialmente la situación, toda vez que las demandas de hace muchos años siguen sin ser tenidas en cuenta. Lo relata Concha Mena, su presidenta, que en primer lugar quiere dejar claro el agradecimiento de las familias de los enfermos a los cuerpos de seguridad "por su trabajo y su comportamiento hacia las personas mayores". Pero, insiste en que "hay que ir a la raíz del problema".

¿Por qué cada vez hay más personas mayores vagando en la calle desorientadas? "Porque ni siquiera tenemos un censo de personas mayores y sus circunstancias", recalca la presidenta de Adafa, una asociación de utilidad pública volcada en prestar soporte a los enfermos y sus familias. Desde hace 24 años saben bien de lo que hablan: los mayores cada vez cumplen más años y muchos residen solos, o con el apoyo de un cónyuge también de edad avanzada, o con familiares que tienen que salir a trabajar y, en consecuencia, "hay mucha gente mayor sola de la que ni siquiera tenemos constancia; mucho menos para saber si sufren algún tipo de deterioro cognitivo y precisan ayuda", sostiene Mena.

En la asociación se organizan actividades para paliar este tipo de enfermedades degenerativas, pero "hace falta que las administraciones públicas se vuelquen en la búsqueda de soluciones", advierte la responsable de Adafa. Y pone un ejemplo real sangrante: el de un señor mayor de Gijón al que le dieron un plazo, a través de la ley de la Dependencia, de 14 meses para optar a una plaza en un centro de día público. "No puede ser, cuando ese señor llegue al centro no podrá usarlo porque su nivel de dependencia ya será altísimo y necesitará una residencia", denuncia Concha Mena.

Promesa incumplida

Promesa incumplidaLa asociación lamenta también que el proyecto que hace unos años se puso en marcha para habilitar un centro de día que sería gestionado por Adafa para enfermos de alzhéimer "recibió el carpetazo del anterior gobierno municipal de Foro y de la Consejería de Bienestar Social del Principado; nunca más se habló del asunto". Fue en el año 2015 cuando se prometió a la entidad que contarían con un equipamiento para dar cobertura a las necesidades de las familias con personas enfermas, e incluso se llegó a hacer una visita virtual de las instalaciones, pero nunca se llevó a efecto. "Ahora vemos las consecuencias, nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena", apostilla Mena, que se muestra decepcionada con la "falta de actuación" de las administraciones públicas para evitar que se den casos como los que se encuentran constantemente los policías y los serenos en la calle.

"Vengo diciendo desde hace muchos años que por favor se elabore un censo desde Servicios Sociales de las personas que pueden tener una demencia de este tipo, hay cantidad de gente que vive sola y que no se sabe que tienen alzhéimer, y necesitan una protección. Lo digo en todos los lados, deberían afrontar estas situaciones pero no se hace", denuncia la presidenta de Adafa, consciente de que "una población tan envejecida necesita que actuemos para tomar medidas". Hace unas semanas el Ayuntamiento se comprometió a elaborar ese censo de personas mayores.

Por eso "me parece interesante que la Policía alerte sobre esta cuestión, porque todos tenemos que ser conscientes de una realidad silenciosa y muy compleja", asevera Mena. De hecho, "no sabemos cuántas personas puede haber afectadas en la ciudad ni en Asturias, hay un baile constante de cifras y muchos están sin diagnosticar", puntualiza. Al menos, hasta que se tomen otras medidas, pueden contar en el apoyo de los agentes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats