Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arroz con tomate, fruta y guiso de ternera: el menú ecológico que enerva a los padres de Gijón

Este es el ejemplo de uno de los criticados menús que se han implantado en los colegios de la ciudad

Arroz con tomate, fruta y guiso de ternera: el menú ecológico que enerva a los padres de Gijón

Arroz con tomate, fruta y guiso de ternera: el menú ecológico que enerva a los padres de Gijón

Que la calidad de los menús sea acorde al nuevo precio que pagan las familias, que los productos sean verdaderamente de proximidad y que el hecho de que la comida sea saludable no implique que deje de ser apetecible para los niños, porque "el primer día les pusieron guisantes hervidos

Representantes de las asociaciones de padres y madres de una decena de colegios (Piles, Jove, Pericones, El Llano, Asturias, Laviada, Begoña Atalía y Las Mestas) se reunieron ayer para poner encima de la mesa las dudas que han surgido entre las familias, algunas de las cuales han optado por sacar a sus hijos del comedor ante el alza de un 39 por ciento en el precio mensual del comedor, tras la adjudicación del servicio a la empresa Serunión, tal y como informó LA NUEVA ESPAÑA. Y entre las preocupaciones, además de la económica, figura la de la calidad de la comida que se sirve a los pequeños.

El ejemplo del menú de esta semana en los colegios de Gijón:

Los padres pusieron ayer algunos ejemplos con los que están disconformes: en los desayunos se han sustituido las tostadas con mantequilla a las que están acostumbrados los niños por pan con aceite. "Será más sano, pero los niños no lo aceptan, hasta ahora desayunaban otra cosa y los niños tienen sus hábitos", defendía ayer Sandra Fernández, del Ampa del colegio Montevil. Ella misma sacó a su hijo del comedor esta semana. "Lo había apuntado para que aprendiera a comer de todo, pero con este precio no me compensa", afirmó.

Además, los padres señalan que en los menús se ofrecen platos "que los niños ni conocen y que no son de aquí". Y ponen ejemplos: palometa, fogonero o abadejo, "que distan mucho de ser pescados autóctonos", junto con otros platos como "pollo a la miel, yogur sin azúcar o platos casi sin sal que a los niños no les gustan, esa es la verdad". Y a ello hay que añadir que "la comida viene de Valladolid, con lo que tampoco estamos hablando de proximidad".

Ante esta realidad, las familias se han dado un margen de un par de semanas para volver a reunirse, porque "hay que lanzar un mensaje de tranquilidad en lo que se refiere a las ayudas económicas, el Ayuntamiento está siendo muy receptivo, y es cierto que la nueva empresa ofrece un proyecto educativo sobre nutrición que parece interesante", recalca Fany Fanjul, del colegio El Piles. Pero "estaremos muy atentos para ver cómo se cumplen lo acordado en todos los comedores", advierten.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats