Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto renuncia a su proyecto para reformar los Jardines de la Reina

El plan, que suscitó las críticas de historiadores y vecinos, es irrealizable porque altera la estructura de un espacio protegido

Vista parcial de los Jardines de la Reina, con el puerto deportivo al fondo.

Vista parcial de los Jardines de la Reina, con el puerto deportivo al fondo. ÁNGEL GONZÁLEZ

La Autoridad Portuaria de Gijón acaba de poner fin al concurso que había abierto para la reforma de los Jardines de la Reina, renunciando a adjudicar las obras a alguna de las cuatro empresas que concurrieron al mismo. El motivo es que el proyecto que se había encargado para dar

El Puerto había acordado con el Ayuntamiento, en el pasado mandato, acometer las obras en los Jardines de la Reina, un compromiso que es previsible que se mantenga, pero rehaciendo el proyecto que se había presentado para el adecentamiento de la zona. Las obras se licitaron hace un año y dos meses. Después, el historiador Héctor Blanco dio la voz de alarma al entender que chocaban frontalmente con la protección urbanística para ese área ajardinada. La puntilla a ese plan inicial la dio el informe emitido por la Comisión de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias el pasado mes de mayo, en el que resaltaban que el área que se planteaba reformar es un jardín histórico con la protección de más alto nivel en el catálogo urbanístico municipal, lo que obliga a conservar su morfología actual, diseñada por el jardinero donostiarra Pedro Múgica para festejar la visita a la ciudad en 1900 de la reina regente María Cristina y de su hijo, Alfonso XIII.

La Comisión de Patrimonio también apuntó que, además de no respetar el diseño original, el proyecto ahora desechado tampoco recuperaba los elementos originales desaparecidos (los Jardines de la Reina sufrieron sucesivas reformas, la última en la década de los años 70 del siglo pasado).

Las dudas suscitadas sobre la adecuación del proyecto a la normativa urbanística llevaron a la Autoridad Portuaria a frenar la adjudicación de las obras, licitadas en enero de 2019 en 391.000 euros y con un plazo de ejecución de seis meses. A esa licitación concurrieron las firmas Alvargonzález Contratas, Copcisa, Sardalla Española y Obras Generales del Norte (Ogensa), siendo esta última la que había presentado la mejor oferta económica.

Preservar palmera y drácenas

No fue hasta el jueves de la semana pasada cuando la Autoridad Portuaria optó por cerrar definitivamente esa licitación renunciando a adjudicar las obras, si bien, la decisión ya la tenía tomada tiempo antes, según explican las fuentes consultadas. El proyecto desechado, que había elaborado la firma Cemosa para la Autoridad Portuaria, contemplaba renovar toda la zona, preservando únicamente las palmeras y drácenas existentes.

La reforma que se había planteado incrementaba la superficie verde en ese área, reduciendo el número de islas ajardinadas y también permitía trasladar a su parte exterior el carril bici, que ahora la atraviesa por el medio del espacio peatonal.

En cuanto a la zona verde, se diseñaba una de mayor tamaño y en talud paralela a la calzada. El proyecto también motivó el cierre del quiosco de prensa que había ahí desde 1922, dado que el área verde iba a ocupar el espacio sobre el que se asienta. La reforma proyectada no se ceñía a los jardines propiamente dichos, sino también iba a alcanzar a la zona de alcorques de las cinco palmeras situadas al este de los jardines.

El plan ahora desechado también contemplaba la renovación del suelo con pavimento a la portuguesa, que tendría que haber sido contratado a "mestres calceteiros" del país vecino. En cuanto al quiosco, se planteó ubicar uno, con distinta imagen, en la zona de alcorques colindante.

El nuevo proyecto que se vaya a elaborar para esta zona tendrá que conjugar el mantenimiento de la fisonomía de ese jardín histórico con la búsqueda de una solución a los problemas que ahora origina un carril bici que transcurre en medio de los espacios peatonales, delimitado solamente por marcas de pintura en el suelo y que lleva a confusión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats