La Junta de Gobierno, en base a los informes técnicos que consideran que no hay base legal para esa reivindicación, dio por inadmitidas las dos únicas reclamaciones presentadas contra los presupuestos municipales de 2020. Son dos escritos -uno de un vecino concreto y otro de la administradora de la comunidad vecinal- enviados desde un bloque de Rufo García Rendueles que reivindica una partida para la rehabilitación de su fachada.

Entienden los técnicos que nada tiene que ver esa reclamación con el diseño de un proyecto presupuestario que supera los 320 millones en el consolidado y que, además, incluye una partida económica para subvenciones a la rehabilitación de fachadas. Aunque no para este caso concreto.

A la decisión de la Junta de Gobierno siguió el debate en la comisión de Hacienda donde hubo un apoyo mayoritario a rechazar las reclamaciones. Ciudadanos y PP optaron por la abstención con reserva al Pleno de hoy, que debe dar el visto bueno definitivo al presupuesto.

Además, la Junta de Gobierno adjudicó dos contratos del Arco Medioambiental con un valor de unos dos millones de euros, la aprobación definitiva del proyecto de urbanización de la conocida Casa de los Militares de la calle Ezcurdia y el visto bueno a la reformulación de varios proyectos presentados a la convocatoria de subvenciones de cooperación internacional para ajustarse a la rebaja del presupuesto.