Se encontró con un sobre de 2.000 euros en el suelo del parking del Náutico y optó por quedárselos sin alertar a nadie ni pensar en la dueña del dinero. Los trabajos policiales permitieron identificar y poner nombre al autor de esta apropiación indebida, que justificó su acción diciendo que "el dinero no tiene nombre". Este individuo, un vecino de Soto del Barco de 52 años, afronta ahora una multa de tres a seis meses por este delito leve.

La investigación se inició el pasado mes de diciembre, la víspera de Nochebuena. Una mujer riosellana de 43 años había perdido un monedero con 2.000 euros mientras pagaba su estancia en el parking del Náutico.

Tras la denuncia, los agentes revisaron las cámaras de vigilancia, que grabaron cómo un hombre recogía el monedero y se lo guardaba entre sus ropas. El hombre, una vez identificado, explicó que llevaba mucho tiempo trabajando en el extranjero y que desconocía la legislación al respecto. Al final, fue su mujer quien entregó los dos mil euros en Comisaría.