Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un médico con turnos de tardes y festivos atiende a casi mil pacientes cada mes

El Servicio de Atención Continuada, "sobrecargado" por falta de personal en los centros de salud: "No sabemos cuándo vamos a descansar"

Un médico con turnos de tardes y festivos atiende a casi mil pacientes cada mes | MARCOS LEÓN

Turnos de quince y doce médicos para cuidar a 14.000 pacientes cada mes. Esta es la carga de trabajo media que asume un empleado del servicio de atención continuada (SAC) en los centros de salud del área sanitaria gijonesa, una tendencia que no ha dejado de subir en los últimos años y que se ha visto acrecentada estos meses por la falta de cobertura de facultativos en las consultas de la mañana. El personal de estos equipos, que critica la "sobrecarga", lamenta ahora que Sanidad todavía no les haya actualizado las carteleras de este año. "Sin ellas, no sabemos cuándo vamos a descansar este año; es ilegal", reclaman los facultativos.

Los sanitarios del SAC son los que atienden a los enfermos que acuden a un centro de salud por las tardes y entre las 8.00 y 20.00 horas en fines de semana o festivos. Hay un equipo de 15 médicos para las consultas de tarde y 12 para los turnos de doce horas en días no laborables, que se concentran en los centros de Puerta la Villa, La Calzada, Parque-Somió y El Llano (junto al de Villaviciosa y Candás si se cuenta todo el área V, la de Gijón).

Según los últimos datos de actividad actualizados (correspondientes al acumulado entre enero y octubre del pasado año), estos equipos atienden ahora a tres mil pacientes más de los que cubrían en 2015, destacando las consultas de El Llano (con más de 26.000 pacientes) y las visitas a domicilio de La Calzada, que en diez meses sumaba ya más de mil. El aumento de la carga asistencial de los últimos años se ha notado, sobre todo, en las consultas físicas de La Calzada y Laviada, que aumentaron en un millar respecto al año 2015, así como los servicios a domicilio de los centros de salud de Severo Ochoa y, de nuevo, La Calzada. El primer ambulatorio ha duplicado sus visitas domiciliarias en cinco años y, el segundo, atiende ahora a mil pacientes más respecto al mismo año.

El repunte de las visitas a domicilio responde en buena parte al envejecimiento de la población, que llama al 112 por problemas de movilidad que le complican ir hasta el centro de salud. No obstante, el SAC incide en que desde una ambulancia básica no se pueden practicar pruebas que puedan, por ejemplo, detectar infartos, por lo que se acaban derivando hasta Cabueñes a pacientes con patología no comprobadas que podrían evitarse. "Lo mejor es pedir cita con tu médico de cabecera", aseguran.

Los empleados de Atención Continuada lamentan también no haber recibido todavía sus carteleras anuales, en las que se detallan su calendario laboral, por lo que desconocen cuándo podrán disfrutar de sus días de descanso. También reclama refuerzos para no volver a sufrir el colapso sufrido en el puente de Reyes, cuando doce compañeros tuvieron que atender a 1.200 enfermos en 48 horas.

Compartir el artículo

stats