Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aumento de las consultas de salud mental, con 63.000 citas en 2019, agrava las listas de espera

"La depresión es la patología más frecuente con diferencia", afirman los psiquiatras, que alertan de la escasez de personal

Centro de salud de El Coto.

Centro de salud de El Coto. Á. G.

Los psiquiatras de Gijón atendieron el año pasado 62.922 consultas por pacientes con problemas de salud mental y, de ellas, 6.566 se registraron como casos nuevos. El balance, que supera en algo menos de un millar las citas tramitadas el año anterior, confirma una tendencia al alza de un sector que, aunque cada vez acoge menos casos nuevos, sigue ampliando su número de revisiones por la escasez de altas médicas tramitadas. "Por una depresión seria, que con mayor o menor gravedad es la patología más frecuente con mucha diferencia, es difícil que de un año a otro se vaya a notar una mejora tan significativa como para que el paciente se salga por completo del recurso", matizan los psiquiatras, que añaden: "La tendencia va a seguir siendo así; cada año asumiremos más casos nuevos respecto a las menos altas".

El balance de 2019 mantiene una tendencia al alza pero bastante similar al del año anterior (se habían tramitado 62.103 consultas), con la principal diferencia de que el número de casos nuevos se redujo entre ambos años en más de 400 pacientes y que, según los profesionales, responde más a la progresiva pérdida de población de la ciudad que a un descenso real de este tipo de patologías. El número de enfermos citados a revisión, de hecho, subió en más de un millar entre ambos años.

Destaca la labor que se delega en Atención Primaria: casi la mitad de todas las consultas de este tipo las asumen ya los centros de salud de El Coto, La Calzada y Somió, con alrededor de 10.000 citas en cada uno. El otro recurso en alza es el de CTI de Montevil, que atiende más de 9.000 citas cada año y que en 2019 asumió a un centenar de enfermos en su primera consulta. Este último recurso, considerado puntero, está especializado en el tratamiento de trastornos de tipo mental más graves. Un 70% de sus pacientes, de hecho, están diagnosticados con esquizofrenia, un perfil de enfermedad que por lo general presenta altas tasas de tentativas de suicidio y una adherencia al tratamiento muy baja. Desde que se abrió el centro en 2003, sin embargo, las tentativas de suicidio han bajado en un 80% y las altas voluntarias, un 70%.

El aumento de la carga de trabajo está empezando a lastrar también los tiempos de espera para conseguir cita, que de media supera ahora los 22 días, casi tres más respecto al año anterior. A ojos del sector psiquiátrico, las cifras podrían mejorar con un ligero aumento de la plantilla. "Si nos comparamos con Avilés y Oviedo, la carencia de psiquiatras en el área sanitaria de Gijón es bastante sangrante. En casi todos los recursos podríamos asumir más carga de trabajo, sobre todo en Jove y en Montevil", apuntan. En cualquier caso, los plazos de espera por razones de salud mental siguen lejos de la registradas en otros servicios médicos: "En Gijón los pacientes de salud mental están bien atendidos; como mucho podríamos ampliar la red de camas asistenciales".

Compartir el artículo

stats