Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumentan los pacientes que graban a su médico sin permiso, alertan los sanitarios

"Es legal mientras no se difunda, pero resulta amenazante", lamenta el personal de Cabueñes, que ya ha pedido soluciones al Principado

Aumentan los pacientes que graban a su médico sin permiso, alertan los sanitarios

Aumentan los pacientes que graban a su médico sin permiso, alertan los sanitarios

Los sanitarios gijoneses alertan de una nueva "moda" entre algunos pacientes: grabar con el móvil las conversaciones con su médico o enfermera en consulta sin permiso. Aunque sigue sin ser algo "extendido", la junta de personal ya ha registrado varios casos y acaba de trasladar el problema a la gerencia de Cabueñes, que se ha comprometido consultar el tema con el Principado. A ojos de los afectados, este tipo de prácticas suponen "una forma sutil de coacción" ante la que, de momento, no hay soluciones. "Es legal grabar una conversación si el paciente es uno de los interlocutores y siempre y cuando no cuelgue el audio en redes sociales, pero puede resultar amenazante para muchos trabajadores", dicen desde la Corriente Sindical de Izquierda, uno de los colectivos impulsores de la queja.

La junta de personal, aunque también incide en que este tipo de comportamientos no abundan, ha comunicado a la jefatura del área sanitaria V de Gijón que el problema "es latente" y que varios trabajadores lo han sufrido en los últimos meses. "Lo lógico es que sea Sanidad quien coordine una solución porque lo más probable es que esto se esté replicando en otros hospitales y centros de salud", matizan.

El pasado verano, a raíz de unas jornadas sobre agresiones al personal sanitario, varios trabajadores de Cabueñes intervinieron en el turno de preguntas para consultar qué debían hacer ante pacientes que les capturan en vídeos y fotografías. Por entonces, la jefatura del área sanitaria les comunicó que podían denunciar por vulnerarse su derecho a la imagen. Que se registre solo la conversación, sin embargo, es más difícil de probar. "Muchas veces ni siquiera sabes fijo si te han estado grabando con el móvil en el bolsillo y prefieres no preguntar por si la cosa se altera. Salvo agresiones físicas, muchos incidentes se pasan por alto", lamentan en el servicio de Urgencias.

Compartir el artículo

stats