Ir a tirar la basura es una de las pocas cosas que hacen salir de sus casas a los gijoneses en esos días de confinamiento. Pero no a tirar la bolsa al primer contenedor que se encuentren, sin más. En estos tiempos de grandes compromisos, el compromiso con el reciclaje de Gijón no solo se mantiene firme... incluso sube. Así se puede ver en las estadísticas realizadas desde la Empresa Municipal de Servicios de Medio Ambiente (Emulsa) a partir del recuento de las toneladas de residuos recogidas en el primer trimestre del año. Estadísticas donde se incluye la primera quincena de confinamiento y paralización de la actividad económica de la ciudad tras la aplicación del decreto de estado de alarma en todo el país el pasado 14 de marzo.

El incremento más significativo se observa en el ámbito del reciclaje de envases. Si la comparativa entre enero y febrero de este año con los mimos meses del pasado ya evidenciaban subidas de entre el 6% y el 8%, ese incremento se dispara casi al 20% cuando lo que se analizan son las cantidades de marzo, que superan los 454.180 kilos en el mazo de este año. El informe no incluye una reflexión sobre las razones de este pico de subida aunque la lógica lleva a pensar que el incremento de consumo en los hogares y del recurso a la compra online puedan estar detrás de esa mayor presencia de los envases en los contenedores. En los contenedores de reciclaje de papel y cartón el incremento se deja sentir en todo el trimestre aunque bajando de una subida de más del 4% en enero y febrero a una más moderada del 1,38% en marzo.

Cierto es que el incremento más espectacular se da en la recogida selectiva de materia orgánica, con incrementos en enero y febrero de más del 90% y del 123,5% en marzo, pero aquí hay que tener en cuenta que el escenario de juego no fue el mismo en 2019 que en 2020. A lo largo de los últimos meses del año pasado y los primeros de este, Emulsa desarrolló todo un proceso de ampliación de su red de contenedores de orgánica llevándolos a territorios que antes carecían de ellos.

A finales de enero, de hecho, se puso en marcha el reparto de medio millar de nuevos contenedores de orgánica en el centro de la ciudad para completar el servicio en todo el casco urbano. Aunque esos incrementos sobre los mismos meses de 2019 son "irreales" si es motivo de satisfacción en Emulsa ver el salto del 96 al 123 por ciento entre los meses de febrero y marzo de este año con un escenario sí comparable en cuanto a la oferta de contenedores.

Mascarillas y guantes

Mascarillas y guantesSí tienen claro los responsables de la empresa municipal que el cierre de los locales hosteleros es la justificación para la caída de las cifras en los contenedores de vidrio. El cierre de febrero había dejado una espectacular subida del 23,15% sobre el mismo mes del año anterior pero en marzo las cuentas se pusieron en negativo con un descenso del 9,05% sobre lo recogido justo un año antes. Los 376.300 kilos de vidrio reciclado el mes pasado están entre las ratios mensuales más bajas de los últimos tiempos.

Suben los porcentajes de reciclaje y bajan los de basura genérica, la que se conoce como fracción resto, que aún sigue siendo el grueso de la gestión de residuos. El pasado mes Emulsa recogió unos 6,7 millones de kilos de esa basura: un 7,41% menos que el mismo mes del año pasado. Precisamente esos son los contenedores, y no los de reciclaje, en los que hay que tirar las mascarillas y guantes que se han convertido en casi imprescindible en el atuendo de los paseantes. Siempre en bolsas cerradas, se alerta desde Emulsa

Estas cifras de mejora del reciclaje son vistas desde Emulsa como un "esfuerzo" de los gijoneses al que dan un gran valor. Igual que los gijoneses dejan muestras estos días -incluso con mensajes de ánimo y gratitud en los contenedores- de su reconocimiento al trabajo de los operarios de la empresa de limpiezas, que llevan trabajando desde el minuto uno del estado de alarma.