Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El día más feliz de la abuela

Nieves Viña, de 93 años, baila cada domingo con las canciones que le dedican sus vecinos de Cimadevilla (Gijón)

A sus 93 años, Nieves Viña apenas oye. Tampoco se mueve con mucha soltura. Y hay días, con el paso de la cuarentena, que nota el agobio, encerrada en el domicilio que comparte con su hija y su nieta, en el barrio de Cimadevilla de Gijón. Pero todos los males se esfuman al llegar el domingo. "Es el único día de la semana que está contenta", enfatiza su nieta, Zahida García.

Cada jornada dominical, Viña aprovecha el vermú musical que se da por toda la ciudad para recordar sus mejores pasos de baile. "Se pasa todo el rato de pie y feliz", explica García. Los bailes le sirven también para estirar las piernas, entumecidas por el encierro. Los domingos no hay dolor que valga.

"Aunque no oye apenas la música, ve a los vecinos bailar y ella también se anima", explica su nieta. Ayer, además, fue un día incluso más especial. Un vecino de su misma calle, Honesto Batalón, le dedicó una canción. No podía ser más adecuada: "Tres veces guapa", pasodoble de Jorge Sepúlveda.

"Estaba encantada de la vida", bailando y sonriendo, recuerda García, "todos los vecinos la aplaudieron y estaba hinchada como un pavo", asegura la nieta de la que ya es, por méritos propios, la abuela más marchosa de Cimadevilla.

Los de Viña fueron los mejores pasos de baile del quinto vermú musical en la ciudad de Gijón, organizado por la Federación de Asociaciones Vecinales, en colaboración con Radio Kras. Si seis domingos llevan los españoles confinados en sus domicilios, cinco llevan los gijoneses brindando desde sus ventanas. Los vermús al sol fueron una constante durante toda la mañana en la que los gijoneses aprovecharon para cantar, bailar y disfrutar en los balcones de sus casas, a imitación de Viña, la bailarina más entrañable del Barrio Alto gijonés.

Compartir el artículo

stats