Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

YOLANDA HUERGO | Portavoz municipal de Podemos-Equo

"Estaremos vigilantes para que el llamado 'IBI para ricos' vuelva cuanto antes"

"En Podemos necesitamos contar ya con una dirección fuerte a nivel local que nos complemente, nos ayude y nos oriente en las grandes decisiones"

Yolanda Huergo, en el inicio de la calle San Bernardo.

Yolanda Huergo, en el inicio de la calle San Bernardo. ÁNGEL GONZÁLEZ

J. M. REQUENA

Podemos, en coalición con Equo, vio cómo hace casi un año disminuía a la mitad su representación en el salón de Plenos, pasando de seis a tres concejales. Ahora, su portavoz, Yolanda Huergo, hace balance de estos doce meses, donde ha sabido alinearse con el equipo de gobierno del PSOE e IU en algunas ocasiones para posibilitar proyectos tan importantes como los presupuestos.

-¿Qué balance hace de este primer año de mandato?

-Novedades, pocas. Hasta ahora, quitando la aprobación de las ordenanzas fiscales y los presupuestos, en los que se trabajó a principio del mandato, pocas novedades más ha habido. Y las que hubo, tuvieron que ver con una merma de la participación y la capacidad de escuchar del gobierno.

-¿Se arrepienten de no haber entrado en el equipo de gobierno, como hizo IU?

-No se trata de estar por estar, sino de estar para incidir en la política que ese gobierno lleva a cabo. Para nosotros resulta absolutamente imprescindible esa escucha activa: el aprovechar la participación y el conocimiento de todo el tejido asociativo de la ciudad. Y dudo que dentro del equipo de gobierno pudiéramos incidir más en ello. Desde fuera también tenemos que hacer ver esa capacidad de escuchar. Estamos dentro de la Corporación, eso no se le puede olvidar a nadie. Máxime cuando no cuentan con una mayoría absoluta y tienen que llegar a acuerdos para gobernar.

-El primer gran pacto de la izquierda fue la aprobación de las ordenanzas fiscales, con el IBI diferenciado o "para ricos" por el que tanto lucharon y que ahora se ha visto suspendido por la crisis.

-El IBI diferenciado fue una de las medidas estrella, la más vistosa. Entendemos que en este momento se haya tomado la decisión de aplazarlo, pero sí tenemos claro que todo lo que nos llevó a poner sobre la mesa el IBI diferenciado ya no es que siga plenamente vigente, es que incluso se ha agravado. Un sistema fiscal, para que sea justo, tiene que ser progresivo, no nos cansaremos de decirlo. La situación excepcional requiere medidas excepcionales, pero estaremos muy vigilantes para que ese IBI diferenciado se implante cuanto antes porque creemos que ahora es más necesario que nunca.

-Hablaba de una situación excepcional. ¿Siguen teniendo vigencia los presupuestos, aprobados con su apoyo?

-Nadie contaba con lo que nos iba a venir. A la crisis sanitaria tenemos que sumar una crisis económica. Y tenemos que disponer de medidas excepcionales para hacer frente a unas situaciones que no imaginamos hace unos meses. Entendemos que en esos presupuestos hay cuestiones que siguen plenamente vigentes, pero también sabemos que hay otras a las que no dan respuesta. Tenemos que ser capaces de dar esas respuestas reevaluando algunas partidas que no podrán ejecutarse o que no sean las más urgentes. Va a haber mucho que modificar.

-¿Por ejemplo?

-Se va a trabajar en dotar de presupuesto a algunas de las partidas incluidas en el pacto de concertación social. Y en materia de servicios sociales no tenemos la más mínima duda que la situación a la que están teniendo que enfrentarse implicará la necesidad de reforzar las partidas y dotar de más medios. Hay que ver hasta qué punto podemos los ayuntamientos utilizar el remanente o el superávit que tenemos. Y luego habrá que evaluar qué partidas no se podrán ejecutar por falta de tiempo.

-¿Sigue teniendo sentido una renta social como la de Gijón con el ingreso mínimo vital que se quiere impulsar desde el Gobierno central?

-Tendremos que ver cómo se concreta y si es compatible con un programa de ayudas como fue la renta social. Nosotros seguimos pensando que la renta social, se la llame como se la quiera llamar, fue necesaria en su momento y ahora lo es más que nunca. El problema ya estaba ahí, con gente que vivía muy ajustada económicamente, muy al día, y esta crisis ha hecho que toda su economía volara por los aires. Esa gente probablemente nunca tuvo que acercarse a los Servicios Sociales, porque nunca lo necesitó. Y ahora lo está haciendo. La renta social sigue siendo un programa necesario, pero habrá que ver cómo se articula.

-Hablábamos de su labor en el Ayuntamiento. No han dudado tampoco en alinearse junto a la derecha en algunos asuntos para hacer oposición.

-Nosotros tratamos de ser absolutamente coherentes con nuestro programa político y nuestras líneas programáticas básicas. Por eso, algunos de los grandes consensos con los otros grupos de la oposición tienen que ver con la participación y la transparencia. Para tomar decisiones y llegar a consensos, como se nos reclama, necesitamos de todos los elementos de juicio posibles. Y así lo seguiremos haciendo.

-¿Se han sentido ninguneados por el equipo de gobierno?

-Resulta bastante difícil de aceptar que de muchas de las grandes cuestiones sobre las que luego vamos a tener que pronunciarnos, nos enteremos por los medios de comunicación. Eso nos parece inaceptable. No se puede estar apelando a consensos al mismo tiempo que se dinamitan. La única forma de tomar decisiones fundamentadas es con información.

-¿Qué opina del cambio de planteamiento del PSOE con la estación intermodal, abogando por llevarla a Moreda?

-El plan de vías es el ejemplo perfecto de lo que estamos diciendo. Hace un año, cuando el señor Ábalos visitó la ciudad en plena campaña electoral, promulgaba que en 10 meses se había resuelto lo que no se había resuelto en 17 años. Ahora de repente ese consenso tan difícil de conseguir se dinamita y se pone en duda. La única documentación que tenemos es un estudio informativo, pero no el resto de informes. Es la peor manera posible de buscar un consenso, no podemos estar siempre enterándonos tarde, mal y nunca, y de una forma parcial. Debemos disponer de los mismos informes que tiene el equipo de gobierno si queremos tomar una decisión consensuada.

-¿Cómo cree que se está gestionando la crisis del coronavirus desde el Ayuntamiento?

-Es una situación imprevisible, para la que nadie estaba preparado para hacerle frente. De cara al futuro, habrá que reflexionar si realmente hubo cosas que no se hicieron como debían. Hay aspectos de la gestión de la crisis que se están haciendo bien, pero también hay oportunidades que surgen de esta situación y deben aprovecharse. Hay que tomar decisiones para recuperar lo antes posible la situación económica, pero también nos gustaría aprovechar para que esa economía tenga un valor añadido o poner el foco en una nueva movilidad y sectores económicos que marcarán el futuro. Nos preocupa que se tomen decisiones a corto plazo, que sean parches.

-¿Cuáles han de ser las prioridades ahora?

-Hay que reactivar la actividad económica poniendo el foco en el pequeño y mediano comercio y la hostelería, porque no solo tienen que ver con la economía, sino también con la ciudad. Además, hemos podido constatar que el peatón dispone de poco espacio comparado con el coche. Hay que ganar espacios para las formas de movilidad activa, así como zonas verdes o espacios abiertos. Tenemos que aprovechar esa oportunidad. Y la parte más social es fundamental. Tenemos que salir de esta todos, sin dejar a nadie atrás.

-¿Cómo vivió la marcha de la concejala Alba González?

-He de ser muy respetuosa, a quien le corresponde hacer un análisis es a ella. Yo lamenté mucho que se fuera, egoístamente. En el poco tiempo que pudimos trabajar en equipo con ella fue un placer. Fue una grandísima concejala. Tiene una gran capacidad de trabajo y allá donde esté lo demostrará. Fue una gran pérdida para el grupo municipal, aunque la llegada de Juan Chaves nos aporta otras muchas cosas.

-¿Cómo se encuentra Podemos en Gijón como organización?

-Está en marcha el congreso Vistalegre III a nivel nacional, donde se propondrá un cambio organizativo en ciudades como Gijón: desaparecería la figura del secretario general y el consejo ciudadano como lo veníamos conociendo, que se sustituiría por un plenario, un órgano colegiado. En el último trimestre de este año avanzaremos hacia esa nueva organización, sea cual sea. Esa es la certeza.

-¿Echa de menos una dirección local del partido?

-Para una formación política, tener una dirección local es imprescindible. Lo deseable es que el grupo municipal tenga el respaldo de una organización lo más fuerte posible. Es verdad que durante todo este tiempo contamos con un equipo técnico que se conformó tras la dimisión de Mario Suárez del Fueyo. Tenemos un contacto continuo con la organización, pero el equipo técnico no puede suplirlo todo. Necesitamos una dirección fuerte y que nos complemente, nos ayude y nos oriente en las grandes decisiones a tomar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats