Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gerente de Cabueñes: "La mayoría de las consultas podrán ser telemáticas"

Manuel Bayona garantiza que las obras de ampliación del hospital, aunque se aplazarán "varios meses", son "prioridad" para el Principado

Manuel Bayona, gerente del área sanitaria V, ayer, en el Hospital Universitario de Cabueñes.

Manuel Bayona, gerente del área sanitaria V, ayer, en el Hospital Universitario de Cabueñes. JULIÁN RUS

Estudiar la eliminación de la gran mayoría de las consultas presenciales, ampliar su actividad al horario de tarde en algunos servicios para recuperar el tiempo perdido durante la pandemia y revisar el plan funcional de la ampliacióndel hospital de referencia de Gijón en busca de posibles mejoras. Son tres

Reunificación de centros de salud. Es una de las medidas que, de mantenerse en el tiempo, será de las más reñidas. Tras años de peleas entre el sector médico y el vecinal, la pandemia acabó por reunificar los debatidos puntos de atención continuada, que son los servicios de urgencias en horario de tarde, a un número limitado de centros de salud. Según Bayona, "no hay previsión alguna de que se vaya a mantener", pero aclara: "Se ha comprobado que la reunificación funciona". La medida se volvió imprescindible estos meses para garantizar la separación de circuitos y evitar un problema habitual en la ciudad: que un centro de salud, por la falta de equipos de guardia, se quede desierto durante horas si abundan las llamadas de urgencia a domicilios. "Lo importante es asegurar que el paciente pueda recibir la atención siempre que la necesite. Se amplía la distancia entre los centros de salud, sí, pero si ahora mismo tenemos que escoger entre distancia y seguridad, me quedo con la seguridad", resume. Aunque promete anular la reunificación tras la desescalada, tampoco descarta retomar la propuesta más adelante.

La ampliación, paralizada. Las obras de ampliación de Cabueñes, como ya había adelantado LA NUEVA ESPAÑA, tendrán que esperar "al menos varios meses", pero el plan "sigue vigente". "El futuro del área V pasa por tener su gran hospital", sentencia el gerente. La experiencia adquirida estos meses, sin embargo, ha demostrado la importancia de que la infraestructura de un hospital moderno facilite la separación de circuitos de pacientes y la no aglomeración de usuarios en salas de espera. "Sí, revisaremos el plan funcional, pero ya tenía previsto consultar posibles modificaciones con el personal cuando llegué. Quiero que aporten sus ideas y participen en el proyecto, pero además estas semanas hemos aprendido mucho. Hasta ahora en el mundo sanitario siempre hay una sala de espera llena de gente para entrar a consulta y eso hay que cambiarlo", razona. También tendrán que esperar, reconoce, las obras previstas en los centros de salud de la ciudad. "La pandemia lo ha ralentizado todo, tanto la actividad habitual como los proyectos que teníamos en mente, pero no quedan olvidados. La ampliación en Cabueñes es imparable y el consejero de Salud me ha garantizado que se hará. Es un proyecto que el actual gobierno quiere iniciar sí o sí en este mandato; es una prioridad", zanja.

La mayoría de las consultas se harán a distancia. De salir adelante, será el cambio más novedoso. Pasará por eliminar consultas presenciales que se limiten a la entrega de resultados, revisiones rutinarias y renovación de recetas y sustituirlas por videoconferencias o llamadas telefónicas. El gerente del área V ya ha echado cuentas. "La realidad es que en este hospital el 90% de las consultas sucesivas se podrían hacer a distancia. Lo hemos estudiado. Serían un 80% de las consultas de angiología, el 98% de cardiología, el 93% de cirugía general, el 100% de medicina interna...", asegura. No son estimaciones realizadas desde las jefaturas. "Son datos extraídos por el propio personal que, con la información del paciente, su historia clínica y los datos que lo acompañan, como los resultados de pruebas, estudia si tiene que ver al paciente para hacerle una exploración o no. Si la receta la hacemos vía electrónica y los resultados y la orientación se los damos por teléfono, no es necesario que el paciente venga al hospital", justifica. Para que el cambio sea posible, sin embargo, será necesario impulsar la red tecnológica del Sespa. "Ya se han dado los primeros pasos: se han facilitado teléfonos a todos los servicios y se han reforzado los servidores para facilitar el teletrabajo".

La medida se aplicaría de igual manera en los centros de salud, en los que, según Bayona, también se podrían evitar también el 90% de las consultas sucesivas presenciales. "Al final lo que seguiría siendo mayormente presencial serían, sobre todo, las primeras consultas. Y no todas", completa. Pero, ¿hay previsión de hacer este cambio? "Bueno, yo creo que la telemedicina ha venido para quedarse en mayor o menor medida. El hecho de que la atención primaria reciba una llamada de un paciente y con un procedimiento reglado se le haga un triaje para ver qué necesita, permitiría que las consultas burocráticas de papeleo y recetas se eliminen de un plumazo, por ejemplo", vaticina. La idea, añade, es que sea el personal del centro de salud el que decida qué paciente necesita una cita presencial y no al revés, aunque aún no está claro si ese cambio de tendencia encajaría del todo bien entre los usuarios. "Al menos tenemos la ventaja de que con la pandemia ya hemos podido ensayarlo y se ha visto que funciona y que es seguro", razona el gerente.

Listas de espera y consultas por las tardes. En Cabueñes, en los meses de marzo y abril, se han hecho el 55% de la actividad quirúrgica y el 70% de las consultas externas previstas, por lo que el previsible aumento de la demora asistencial no parece que vaya a ser del todo grave. "Incluso abril, siendo el mes 'más fuerte', se hicieron más de 15.000 consultas sucesivas y 2.500 primeras consultas. Y muchas fueron telemáticas", concreta Bayona. En cuanto a ampliar las consultas en horario de tarde para recuperar el tiempo perdido, una propuesta que no cuenta con el consenso del personal facultativo, el gerente incide en que "es una cuestión que tendrá que salir del marco de negociación del Sespa y agentes sociales", pero aclara: "Hemos preguntado a los profesionales y algunos servicios como Traumatología sí han pedido hacer actividad complementaria en horario de tarde".

Plan de desescalada. Cabueñes ya está recuperando su actividad presencial con circuitos separados y equipos de control en todas las entradas. "Con las consultas, lo que se hace es espaciar más las citas e intercalarlas con consultas telefónicas, para evitar que se junte la gente. También les hemos dicho a los pacientes que acudan puntuales y, como mucho, con 15 minutos de antelación", ejemplifica Bayona. "También se permiten visitas de familiares al hospital en franjas horarias estipuladas y fijadas de antemano para evitar que se cruce la gente dentro de las mismas plantas y habitaciones", añade. Y otra novedad: "Hemos puesto más máquinas para pedir cita y pantallas grandes en todas las salas que avisan de cuándo tiene que pasar cada paciente. Hasta ahora solo había una en la entrada".

Hospital de campaña. Bayona, aunque prefiere no pecar de confiado, empieza a ver más bien improbable que el hospital de campaña en el recinto ferial Luis Adaro entre en funcionamiento. "Si lo hiciese, dependería de mi área, pero si no se ha tenido que hacer hasta ahora...", explica. Para él, lo importante es que el recurso dé "tranquilidad". "Es bueno que ese recurso exista y que no haya habido pacientes ni en el peor momento de la pandemia, porque eso significa que no hubo necesidad de ocuparlo. Es una fotografía de las cosas que se han hecho bien", añade.

Pruebas. En las últimas semanas Cabueñes ha hecho unas 20.000 pruebas diagnósticas del virus y todo el personal ya se ha sometido a ellas. "El coronavirus nos ha dejado un laboratorio que ha crecido en capacidad y profesionales. Se hacen más pruebas que antes y ahora funciona las 24 horas, cuanto antes no era así, aunque sí habíamos ampliado ya su actividad a los sábados durante la gripe. Luego incorporamos la PCR y ahora también la prueba rápida, para poder utilizarla en casos de intervenciones quirúrgicas urgentes, y también la inmunofluorescencia", resume el gerente. De esas 20.000, 11.000 son tests rápidos y 3.700, las PCR. En cuanto al personal contagiado, ayer había un médico y una enfermera de atención primaria afectados y, en el hospital, tres enfermeras y dos técnicos auxiliares de enfermería. En aislamiento por sospecha, ayer había un total de 17 sanitarios afectados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats