Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Papa Gore afronta seis años de expulsión de España por agredir a cuatro policías

El exmilitar senegalés, al que le piden 15.000 euros por un incidente en El Llano, ya fue condenado en 2015 por apalear a seis agentes

Papa Gore afronta seis años de expulsión de España por agredir a cuatro policías

Papa Gore afronta seis años de expulsión de España por agredir a cuatro policías

El exmilitar senegalés Papa Gore Ndoye, condenado en 2015 por apalear a seis policías, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados por el mismo delito, después de lesionar a cuatro agentes en agosto del año pasado cuando trataron de detenerlo tras un incidente en la calle Juan Alvargonzález.En

El nuevo episodio que llevará a este exmilitar de 42 años ante los tribunales ocurrió el 8 de agosto del pasado año, cuando el ahora acusado se encontraba "muy alterado y causando daños en el mobiliario urbano mientras increpaba a los viandantes" de la calle Juan Alvargonzález, en el barrio de El Llano, tal y como recoge el escrito de acusación de la Fiscalía al que ha tenido acceso este periódico. Al ver llegar a los policías, prosigue el fiscal, "se dirigió a ellos con improperios como 'no me toquéis los cojones porque os mato'".

Pese a los requerimientos de los agentes, llamando a la calma, Papa Gore respondió de forma más agresiva todavía, lanzando varios puñetazos a la cara de uno de los agentes, lo que motivó que otro compañero fuese ayudarle, cayendo los tres al suelo, donde se inició un forcejeo. "Fue necesaria la intervención de otros funcionarios y de dos ciudadanos para conseguir reducirle dada su violenta oposición", describe el fiscal. Hubo más, cuando Papa Gore ya estaba esposado, se dirigió a uno de los agentes con una nueva amenaza: "Sé perfectamente quién eres y dónde paras, sé tu gimnasio, al que yo iba y te puedo matar cuando quiera".

"Me tienen manía"

"Me tienen manía"En el incidente resultaron afectados cuatro de los policías con lesiones en piernas, rodillas y muñecas de distinta consideración que les tuvieron de baja entre siete y 28 días. El peor parado fue un agente que sufrió una contusión en su mano izquierda con fractura del tercer metacarpiano, lo que además de tenerle apartado del servicio durante más de cinco meses, le generó una cicatriz. Los cuatro agentes, además, ejercerán la acusación particular, representados por los abogados Juan Muñiz Junquera y Sylvia Garrido Galindo.

El escrito de defensa aún no se ha presentado, pero en su declaración ante el juez tras su arresto Papa Gore explicó que no había pegado a nadie y que los agentes "me tienen manía". De hecho, llegó a denunciar a los policías por agresión, pero el juez lo archivó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats