El fabricante de amortiguadores Vauste (antigua Tenneco), que cuenta con 134 trabajadores en su planta de Gijón, ha solicitado el concurso de acreedores por la crisis del sector de la automoción, una decisión con la que espera poder garantizar su viabilidad.

En un comunicado, la empresa ha asegurado que sufre una falta de demanda que no le permite "seguir operando con normalidad". En esta situación, considera que el mecanismo concursal es "la única manera de dotar a la empresa de viabilidad".

La solicitud de concurso presentada ante el Juzgado de lo Mercantil de Gijón incluye una propuesta anticipada de convenio con los acreedores de la compañía que, de ser aprobada, permitirá "la continuidad de las operaciones y la viabilidad de la empresa en el menor tiempo posible".

La empresa dice confiar en que el procedimiento concursal concluya "con éxito" "a través del compromiso de dirección, trabajadores, entidades financieras, clientes y proveedores".

El director general de Vauste, Fernando Saez, ha asegurado que "el concurso de acreedores es la mejor vía para lograr la continuidad de la empresa" porque la inactividad hubiera supuesto la "extinción" de la compañía.

Saez se ha mostrado convencido de que la propuesta anticipada de convenio tendrá "el respaldo de acreedores y trabajadores para su aprobación".

"La crisis derivada de la paralización de actividad económica en todo el mundo a resultas del covid-19 y, muy especialmente, en el sector del automóvil, obliga a tomar decisiones rápidas para salvar las compañías y el mayor número de puestos de trabajo posible", ha añadido.

Por su parte, el comité de empresa de la compañía ha señalado que, al margen de la paralización del mercado del automóvil, Vauste basa su decisión en el retraso en la firma del nuevo contrato con Tenneco, que quedó en suspenso por la pandemia del covid-19, y asegura que defenderá el futuro de la empresa y el mantenimiento del empleo.

La declaración del estado de alarma ya llevó a la dirección de Vauste y al comité de empresa a firmar el 17 de marzo un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) para los 134 trabajadores de la planta gijonesa ante la falta de suministro de piezas para hacer frente a nuevos pedidos.

El fondo de inversión industrial alemán Quantum Capital Partners vendió a finales del pasado mes de noviembre la planta de amortiguadores y componentes de magnesio al grupo DSA, con sede en Emiratos Árabes.

Quantum, especializado en la compra de compañías con alto potencial de mejora operativa, crecimiento y desarrollo, había adquirido la planta de Tenneco en abril de 2016, en una operación en la que se comprometió a mantener la actividad y su plantilla durante tres años.

Desde entonces, la factoría especializada en la fabricación de sistemas de amortiguación diversificó su actividad con la producción de componentes de magnesio para las industrias de automoción, ferroviaria, aeroespacial, de defensa, sanitaria y electrónica.

Vauste puso en marcha unas nuevas instalaciones para la fabricación de piezas por inyección de magnesio en octubre de 2018 tras una inversión de dos millones de euros.

El nuevo propietario de la factoría presentó el pasado mes de diciembre un proyecto que pasaba por impulsar el crecimiento de su negocio con un plan de inversiones para la actualización de la gama de productos y de procesos industriales.