La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El HUCA y el San Agustín centralizan los ingresos por covid-19 en la desescalada

Cabueñes amplía el convenio con Cruz Roja para erradicar las habitaciones triples l Seis de cada diez muertos en Asturias sufrían hipertensión arterial

La brigada de limpieza, ayer, desinfectando la última planta que permanecía reservada para pacientes con coronavirus en el Hospital de Cabueñes. ÁNGEL GONZÁLEZ

Nuevo paso adelante en la desescalada en Asturias. La merma en el número de nuevos contagios ha permitido a la Consejería de Salud centralizar los ingresos de los nuevos casos en solo dos hospitales: el San Agustín de Avilés y el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA. El primero acogerá a infectados de su área sanitaria y de la de Jarrio (que ocupa todo el noroccidente), y el hospital ovetense se hará cargo de todos los demás.

El cambio de protocolo surge después de que el Hospital de Cabueñes, de Gijón, diera el alta anteayer a su último ingresado en planta. Será, de ahora en adelante -y en cuanto se recuperen otros dos enfermos infectados que están en la UCI-, un centro libre de virus. Se desactivó como "hospital sucio" a las 15.00 horas de ayer y, al recuperar sus zonas de aislamiento, el gerente del área V, Manuel Bayona, anunció otro gran cambio: prohibir el uso de las camas supletorias en todo el edificio, evitando así que tres pacientes tengan que compartir una misma habitación. Empleados y sindicatos llevaban años pidiendo esta medida.

El HUCA y el San Agustín se quedan así al frente de una pandemia que en la región ya solo suma casos por cuentagotas. Ayer había 7 hospitalizados en planta y 8 en UCI en el conjunto de Asturias. Sin embargo, se mantendrán habilitado el Centro para Discapacidades Neurológicas (Credine), de Barros (Langreo) y el hospital de campaña del recinto ferial Luis Adaro, de Gijón, que jamás llegó a abrir pero está equipado para admitir pacientes en caso de necesidad.

La de ayer fue una jornada frenética en Cabueñes. Mientras la brigada de limpieza desinfectaba a fondo su planta octava, la única que quedaba con pacientes covid desde hace ya semanas, el gerente confirmaba una noticia que, de cumplirse, supondrá un antes y un después en la historia del hospital gijonés: prohibir el uso de las camas supletorias y evitar, por tanto, que una habitación sea ocupada por tres pacientes, dejando al último sin mesita y armario y con apenas un metro de espacio entre cada uno.

"Es el momento de plantearse que la nueva normalidad debe ser mejor que la vieja y mi criterio principal será que las camas supletorias desaparezcan de Cabueñes. La idea es no desprogramar ninguna actividad, que es otra prioridad, sino aumentar la rotación de enfermos", aclaró el gerente, que ha logrado acordar con el Sespa un aumento de la financiación al hospital concertado de Cruz Roja en la ciudad para poder derivar a más pacientes, así como recuperar varios espacios del propio centro, como la planta cero -que en la pandemia se bloqueó para ser utilizada por el servicio de Urgencias- y una zona de la quinta planta que lleva años ocupada por despachos.

"En estas semanas hemos trabajado en una clasificación de los pacientes por necesidad de cuidados. Así, los pacientes más leves podrán estar en Cruz Roja y los más graves quedarse en Cabueñes, que al fin y al cabo es un hospital principalmente para agudos. Si derivamos a los pacientes leves para que su estancia prolongada se realice en Cruz Roja, aquí se liberarán espacios más rápido sin necesidad de meter supletorias", apuntó Bayona.

El gerente intuye que tendrá que cerrar alguna planta durante el verano para garantizar las vacaciones del personal y por la imposibilidad de hacer nuevos contratos. "En la bolsa de empleo del área no hay enfermeras ahora mismo. Algo habrá que cerrar, pero encontraremos un equilibrio. Yo las supletorias voy a bloquearlas de forma inmediata", zanjó.

Por otra parte, el último balance de mortalidad de la pandemia realizado por la Consejería de Salud señala que la patología más frecuente en las 332 víctimas era la hipertensión arterial, tanto en hombres como en mujeres, presente en más del 60 por ciento de los casos. Las cardiopatías son el segundo grupo de enfermedades más frecuentes en los fallecidos, el 42 por ciento. La diabetes estaba presente en el 27 por ciento de los casos. Esta tendencia ya se había detectado en abril, y ahora se consolida.

Cabueñes da el alta a su último infectado en planta

"Sois todes muy buenes". El último paciente con coronavirus ingresado en planta en Cabueñes salió anteayer del hospital entre aplausos. Se trata de D. B. C., de 81 años. Ingresó el pasado día 7 y, según el personal del centro, regresa a su casa en un estado "estupendo". Su marcha permite que el centro gijonés -salvo dos pacientes que permanecen en su UCI- quede libre del virus tras 1.030 ingresos tramitados. De ellos, 189 dieron positivo. Por la UCI pasaron 66. En la imagen, D. B. C., ovacionado por el personal.

Último paciente de covid-19 de Cabueñes

Último paciente de covid-19 de Cabueñes

Compartir el artículo

stats