18 de julio de 2020
18.07.2020
La Nueva España
Editorial La Nueva España

Un verano sin Feria de Muestras

18.07.2020 | 00:59
Ambiente de feria en años pasados.

De todas las mutaciones que va a sufrir el calendario veraniego de Gijón este año por culpa del coronavirus, la más significativa, por encima de la supresión de la Noche de los Fuegos, es la cancelación de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA), el gran escaparate comercial de la ciudad en el resto de la región y en toda España. Tras varias semanas de incertidumbre, el Principado decidió el pasado martes prohibir la que hubiera sido la 64.ª edición del certamen, a pesar del ambicioso plan de contingencia que había elaborado la Cámara de Comercio, entidad organizadora, que recogía numerosas medidas de prevención para evitar contagios, así como una reducción del aforo del recinto ferial "Luis Adaro" hasta los 14.071 visitantes, algo más de un tercio de su capacidad. La decisión, que llega en medio de la multiplicación de los brotes del patógeno en toda España, ha provocado un inédito impacto emocional entre miles de gijoneses y un notable revés tanto para los impulsores como para las decenas de expositores que habían confirmado su presencia, pero al mismo tiempo ha cosechado un amplio respaldo político y social. La dicotomía entre salud pública y actividad económica que marca estos tiempos convulsos ha alcanzado con este caso su apogeo a nivel autonómico.

La Feria de Muestras es parte de la esencia de Gijón. Por los pabellones y stands del certamen pasan cada año cientos de miles de potenciales compradores que generan, según datos de la propia Cámara de Comercio, un movimiento de 100 millones de euros, el 0,5 por ciento del producto interior bruto (PIB) de Asturias. Muchos vendedores, de dentro y de fuera de la región, hacen literalmente su agosto durante las dos semanas largas que permanece abierto el recinto, además de generar un importante volumen de empleo temporal. Y otros crean vínculos comerciales que les permiten ampliar sus beneficios el resto del año. Pero no solo eso. Además, es un referente de ocio, un espacio de esparcimiento por el que pasear con familiares y amigos. Acudir al evento al menos una vez por edición es un ritual que cumplen a rajatabla muchísimos asturianos y visitantes. Y por eso también es un atractivo turístico de primera magnitud. Cualquier dirigente que ocupe responsabilidades políticas en las administraciones local y regional lo sabe o, al menos, está obligado a saberlo.

Todo eso estaba sobre la mesa del Gobierno regional cuando anunció la prohibición, a instancias de un comité de técnicos creado para analizar la viabilidad de las actividades masificadas. También era conocedor del desajuste financiero que esta decisión provocará en las cuentas de la Cámara, que consigue la mitad de su financiación a través de la Feria y que se ha puesto ya manos a la obra para organizar dos salones dedicados al automóvil y el mueble en unas semanas, mucho más reducidos. Pero en este caso han primado otros intereses: la salud de los asturianos. La cancelación, comprensible desde este punto de vista, no debe implicar en ningún caso un deterioro de las relaciones entre las partes implicadas, obligadas a dialogar para entenderse. A Gijón le va mucho con su Feria, que debe regresar en un futuro con fuerzas renovadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad