"Maldita Nerea" volvió a tocar en Gijón demostrando que el parón no les ha afectado para seguir llegando a los sentimientos de sus espectadores. En el escenario de Metrópoli, en la plaza de toros de El Bibio, como viene siendo la tónica habitual, el público siguió el espectáculo desde sus asientos y con mascarilla, pero vibrando con cada tema del grupo español.

El primer tema con el que abrió el grupo pop fue "Mira dentro", uno de los clásicos de la banda. Jorge Ruiz, vocalista del grupo, no desaprovechó la ocasión para mandar un mensaje de tranquilidad y de cariño. "Hace mucho que no nos vemos, Gijón, a pesar del ruido de afuera, nos merecemos estar un rato juntos", destacó. También presentó su nuevo disco "Un planeta llamado nosotros", en el que quiso incluir al público gijonés que acudió a la cita en el escenario de Metrópoli. El repertorio continuó con otras de sus canciones míticas como son "¿No podíamos ser agua?", "Cuando todas las historias se acaban" tema que sacó en colaboración con Leire Martínez. Y "Extraordinario", primera canción de su último disco.

Jorge Ruiz se sinceró con el público gijonés afirmando que "la situación es rara para todos, y lo que estáis presenciando ahora mismo es algo improvisado". También presentó a sus dos acompañantes en la noche de ayer, "llamé a Miguel Lamas y Jorge Vega para preguntarles si se atrevían a hacer una gira en plena pandemia, pretendemos ser honestos con vosotros" explicó. Después de estas sinceras palabras, el grupo continuó con otro de sus éxitos como es "No pide tanto, idiota".

El momento álgido de la noche llegó cuando Darío, un niño de 4 años que se encontraba entre el público, gritó, "Jorge, estoy aquí". El vocalista de "Maldita Nerea" le dedicó el concierto al joven, que pocos minutos después subió al escenario al lado del artistas. Fue en ese momento cuando Jorge Ruiz, reivindicó el papel de la juventud, afirmando que, "una sociedad que no escucha a sus niños es una sociedad perdida".

Jorge Ruiz, junto al guitarrista Miguel Lamas, y el teclista Jorge Vega lleno de sinceridad y de emociones la plaza de toros de El Bibio, y a todos aquellos seguidores del grupo murciano, que no quisieron perderse ninguno de los temas clásicos, ni los temas de su último disco. Jorge Ruiz recordó que, "llevaba años sin tocar una guitarra, es un esfuerzo como otro cualquiera" y es que el grupo apenas había ensayado previo a esta gira que están ofreciendo por España. La situación social de confinamiento les ha hecho volver a los orígenes, enfrentado al público de una forma más cercana y sincera.