Cientos de asistentes se congregaron esta tarde en la plazuela para protestar, una vez más, por las reformas del Muro iniciadas hace días ante las últimas peatonalizaciones que han dejado en tan solo un carril el tráfico rodado en la zona. Bajo el lema "hay espacio para todos", los asistentes fueron trasladando la manifestación hasta la plaza Mayor y así transmitir al consistorio gijonés su descontento con el plan de movilidad que están llevando a cabo y afecta a la avenida Rufo Rendueles: "¡Alcaldesa, dimisión!" "¡Aurelio, vete ya!".

La protesta, convocada por la plataforma ciudadana Stop Muro, aglutinó a otro gran número de colectivos sumados al malestar con el estado actual del paseo, que tachan de "caos circulatorio". El club del Motor Clásico, diez asociaciones vecinales (entre ellas, la Asociación de Vecinos de Somió), la Federación rural "Les Caseríes", así como representantes de la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas (IMU). "La situación se agravará cuando se acabe el verano y volvamos a la normalidad, los niños acudan a los colegios, los adultos retomen sus trabajos", avisa Monserrat Medina, portavoz de Stop Muro.

Multitudinaria protesta para frenar las obras del Muro de Gijón

Las quejas oídas en la manifestación son múltiples, todas recogidas en el discurso final de la agrupación vecinal. Manuel Robledo, vecino del barrio La Arena, clama por "el consenso de las obras, una reforma más pausada y supervisada", en vez de "la actuación unilteral que está llevando a cabo el gobierno municipal".