Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince minutos que salvan tres vidas

El Centro Comunitario de Sangre y Tejidos urge donantes tras perder su principal aporte anual con la cancelación de la Feria de Muestras

La enfermera Cristina Álvarez atiende a Andrés Gómez. En primer término, Claudia González.

La enfermera Cristina Álvarez atiende a Andrés Gómez. En primer término, Claudia González. JULIÁN RUS

Solamente quince minutos. Esto es lo que dura una donación de sangre. Pero tan poco tiempo sirve para ayudar hasta a tres personas. Desde hace dos semanas, el Centro Comunitario de Sangre y Tejidos de Asturias invita a los gijoneses y visitantes de la ciudad a dar lo mejor de sí mismos. "Este año perdemos nuestra principal fuente de donaciones, que es la Feria de Muestras y donde el año pasado alcanzamos la cifra de 2.528 extracciones. Nos hace falta ayuda", cuenta Ana María Ojea, directora técnica del Centro Comunitario.

Andrés Gómez, uno de los donantes, explica que se anima a hacerlo porque se tuvo que operar: "Me gusta devolver lo que me han dado". Pablo Cantora, también donante habitual, hace hincapié en que "es muy importante la concienciación". "Las donaciones de sangre son algo necesario y para lo que se ponen muchas facilidades", dice.

No tan veterana en este campo es Claudia González, una joven de 20 años que dona sangre por segunda vez. "Desde que soy mayor de edad nunca he visto ningún problema en ser donante", dice. "Ninguno de mis amigos se ha animado todavía, es una pena", prosigue.

Precisamente los jóvenes son de especial interés para el Centro Comunitario. Su directora técnica comenta: "Insistimos siempre en hacer un relevo generacional, la media del donante está entre los 45 y los 55 años". Y añade que "hacemos siempre llamamientos a los jóvenes para que se sumen".

Desde el Centro Comunitario se ha lanzado una campaña de donaciones con espacios habilitados por la ciudad en diferentes semanas del mes de agosto: las dos primeras sedes fueron la Escuela de Formación Náutico Pesquera, la calle Cabrales 86, con un autobús frente a la Iglesia de San Lorenzo, y la propia Asociación de Donantes de Sangre de Gijón, en el Ambulatorio Puerta la Villa. El objetivo es alcanzar las 1.500 donaciones. El balance a mitad de esta campaña no alcanzaba todavía los objetivos, algo que aún puede cambiar hasta su finalización, el próximo día 31 en la calle Uría.

Sobre cómo afectó el confinamiento a esta práctica, Ojea comenta que "las autoridades siempre han permitido que la población saliera a donar". Un periodo en el que los donante habituales fueron fieles y respondieron a los llamamientos, pero en el que, según la directora técnica, "apenas se registraron nuevas altas de donantes". "El coronavirus no tiene impacto en el consumo, pero lo que tenemos que mantener es la demanda de los hospitales", cuenta.

Desde la Hermandad de Donantes de Sangre, la doctora Raquel Suárez destaca un incremento en las donaciones de aféresis, una donación más específica que las tradicionales que se centra en las plaquetas y que necesitaba un repunte: "Notamos que la gente está respondiendo a nuestros llamamientos, hoy (ayer) acudieron 18 personas durante la tarde".

Esta semana, los lugares habilitados para la donación son: hoy Pumarín, frente a la Iglesia San Miguel; mañana Montevil Oeste, en la plaza Sara Suárez Solís; y el viernes, la avenida de la Constitución, a la altura del Corte Inglés. La próxima, se realizarán extracciones en el Polígono, Nuevo Roces y la parroquia de los Capuchinos.

Compartir el artículo

stats