Alrededor de un centenar de plazas de aparcamiento se perderán en los entornos de los centros escolares de la ciudad para garantizar la distancia de seguridad que imponen los protocolos contra el contagio del covid-19 en las entradas y salidas a los centros educativos. Tras una visita de inspección de los técnicos de la Oficina de Movilidad a todos los colegios y escuelas infantiles para ver las condiciones de sus accesos se ha decidido actuar en quince colegios -once públicos y cuatro concertados-y en una escuela infantil.

Personal de la Empresa Municipal de Servicios de Medio Ambiente (Emulsa) ha empezado a colocar los bolardos que, en la mayoría de los casos, son el sistema para marcar esos espacios de seguridad. También habrá labores de señalización con pintura, de recolocación de contenedores de basura y de retirada de barandillas o algún otro elemento que dificulte el diseño de las rutas de acceso.

En principio se actuará en los acceso a los colegios públicos Alfonso Camín, Clarín, Federico García Lorca, Elisburu, La Escuelona, Los Campos, Los Pericones, Noega, Príncipe de Asturias, Ramón de Campoamor y Río Piles y los concertados La Milagrosa, López y Vicuña, Montedeva y Virgen Reina. El operativo incluye también la escuela de educación infantil José Zorrilla.

Estos nuevos espacios de seguridad se consiguen eliminando plazas de aparcamiento en el entorno de los centros afectados. La mayor pérdida se da ante el Clarín con la eliminación de 20 plazas mediante la colocación de bolardos en la calle Las Mestas. Doce plazas se pierden en La Escuelona, entre las calles Sáhara y Saavedra, diez en el Alfonso Camín que afectan a la calle Fontaneros y nueve tanto en el Federico García Lorca como en el Príncipe de Asturias, lo que afecta a las calles Ecuador, Paraguay y Fernando Poo del barrio de La Calzada. En el resto de los casos las pérdidas de aparcamiento oscilan entre las dos y las ocho plazas y hay centros escolares donde las actuaciones de movilidad no afectan al aparcamiento.

Este operativo vinculado a la "vuelta al cole" fue coordinado por la concejalía de Educación. Su responsable, el edil socialista Alberto Ferrao, comparece esta mañana en comisión a petición de la oposición para explicar las condiciones de la reapertura de las aulas. Por la tarde, hay reunión del consejo municipal escolar.

Espacios de seguridad en las aulas "pero también en las salidas y entradas de los colegios y en los comedores" es una de las reivindicaciones del área de educación de Izquierda Unida en Xixón que pide al Ayuntamiento el máximo compromiso posible. "Espacio suficiente y limpieza son ahora más necesarios que nunca", explica desde IU Carlos López-Colina.

Desde la organización política se critica que "la planificación del inicio de curso por parte de la Consejería va tarde" y se apuesta por una "vuelta segura y presencial para evitar abrir más brechas entre el alumnado".