Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo al nuevo plan de viabilidad de Vauste: los sindicatos intentarán reducir los despidos

El comité ve "injustificado" prescindir de ochenta trabajadores, mientras CSI requiere en el Juzgado un nuevo informe del administrador concursal

Javier Álvarez Alba.

Javier Álvarez Alba. ÁNGEL GONZÁLEZ

El nuevo plan de viabilidad presentado por Vauste en el Juzgado de lo Mercantil, que pasa por despedir a 80 de sus 131 trabajadores y regular de empleo a los 51 restantes hasta el 31 de agosto de 2021 ha cosechado el rechazo frontal de todos los sindicatos del comité de empresa, que coinciden en considerarlo "injustificado", si bien mantienen sus diferencias respecto a la estrategia a seguir, una división que se remonta a años atrás entre la mayoría del comité -USO, UGT y CC OO- y la CSI. Los primeros anuncian que van a pelear por reducir el número de despidos, mientras CSI sólo considera aceptable mantener todo el empleo y ha requerido un informe del administrador judicial sobre la propuesta de la empresa.

Vauste Spain cuenta con dos fábricas en Gijón, la antigua factoría de amortiguadores de Tenneco en el alto de Pumarín y una nave en Roces donde produce piezas de aleación de magnesio con ocho operarios. La compañía entró en concurso de acreedores el pasado 12 de junio con un pasivo de 8,41 millones de euros, presentado un convenio anticipado de acreedores para evitar la liquidación, el cual pivotaba en torno a un primer plan de viabilidad que se basaba en la hipótesis de renovación del contrato de suministros al único cliente de la factoría de amortiguadores, Tenneco. Ese primer plan de viabilidad -que hablaba de 40 a 60 despidos y rebajas de sueldos- y la propuesta anticipada de convenio fueron informados favorablemente por el administrador concursal el pasado 13 de julio. Con posterioridad se rompieron las negociaciones con Tenneco, tras lo que Vauste ha rehecho sus números hasta los 80 despidos citados que plantea, más el cierre un año de la fábrica de amortiguadores y el trabajo sólo durante una semana al mes en ese tiempo en la fábrica de magnesio, a la espera de obtener nuevos contratos.

El cambio de escenario ha llevado a que CSI haya presentado en el Juzgado de lo Mercantil de Gijón alegaciones contra los últimos informes del administrador concursal, basados en la hipótesis fallida de que se renovaría el contrato con Tenneco. El sindicato ha solicitado al magistrado que el administrador judicial elabore un informe actualizado, en el que valore el nuevo plan de viabilidad presentado por la empresa "que modifica el adjuntado a la propuesta de convenio" con los acreedores. CSI sostiene que en nuevo plan de viabilidad no contempla en sus proyecciones económicas los costes de la reestructuración laboral.

El sindicato también quiere que el administrador concursal refleje en su informe que el pasado 31 de julio CSI le solicitó que proponga anular la hipoteca sobre la nave y terrenos de la empresa en el alto de Pumarín constituida a favor de una empresa vinculada a la propiedad, que le abrió un linea de crédito a Vauste tras el rechazo de los bancos a darle financiación.

La respuesta sindical de la mayoría del comité de empresa va por otros derroteros. A principios de esta semana USO, UGT y CC OO convocaron una asamblea conjunta de sus afiliados, a la que asistieron 70 trabajadores para decidir si apostaban por el todo o nada o por aceptar un recorte de plantilla reduciéndolo al mínimo posible. Esta última propuesta salió adelante con un 90% de los apoyos (hubo siete votos en contra). Ese será el planteamiento de la mayoría del comité en la mesa negociadora que por ley se tiene que abrir antes de la aprobación del ERE y del ERTE de Vauste.

En esa asamblea de afiliados de UGT, CC OO y USO no se adoptó ninguna decisión respecto a los planes de la empresa para recortar salarios, al considerar que al respecto sólo deberían de decidir los trabajadores que fueran a continuar en la compañía. Sí hubo suspicacias respecto a la posible reducción de una futura indemnización en caso de cierre, tras haber aceptado una rebaja en las nóminas.

Compartir el artículo

stats