Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del desguace de El Musel a un templo en Seúl

Una iglesia evangelista de Corea compra la proa del "Aquila Explorer" para construir una torre de 20 metros en el lugar de culto

El reciclaje es un concepto que va íntimamente ligado al de economía circular; darle una nueva vida a los materiales de desecho. En el caso de un desguace de barcos, como el que gestiona DDR Vessels en El Musel, eso suele pasar en gran medida por enviar las chapas de los viejos barcos de nuevo a las acerías. Pero ese no es el único destino de los materiales. Algunos incluso tendrán un uso divino. Es el caso de 150 toneladas del casco del "Aquila Explorer", que se van a convertir en la torre de un templo evangelista en Seúl, en Corea del Sur.

No fue el desguace quien buscó a este cliente, sino que la iglesia evangelista surcoreana fue quien localizó al único desguace que existe en España, y uno de los pocos de Europa, que cumple con la exigente normativa medioambiental europea para este tipo de instalaciones. El resultado fue la compra de aproximadamente la mitad del casco del barco, la que incluye la proa, que se va a convertir en un campanario de más de 20 metros de altura en el nuevo templo que se proyecta en la capital del país asiático.

Se trata de 150 toneladas de acero que, una vez cortadas, se enviarán en diez contenedores rumbo al lejano oriente para levantar allí una proa apuntando al cielo.

Este envío a Seúl es un caso excepcional, dado que la mayor parte del acero recuperado de los barcos desguazados va a parar a las factorías siderúrgicas de Gijón, Cantabria y el País Vasco. Pero el reciclaje de los barcos va más allá.

El motor de 26,5 toneladas del "Chilreu" y la reductora (una caja de cambios de 10 toneladas) de este barco ya desguazado en Gijón fueron a parar a la empresa pesquera propietaria de un barco gemelo, que los utilizará como repuestos.

DDR Vessels también ha enviado a un cliente de Senegal hasta 34 contenedores con camas, literas, grifería y lámparas del desguace de barcos. Empresas de Galicia, Madrid, Italia y Sudamérica también han comprado diversos equipos, desde sistemas electrónicos hasta una grúa o soportes para el despliegue de lanchas de emergencia.

El desguace gijonés ya cuenta con 16 trabajadores de plantilla y tiene su maquinaria trabajando a dos turnos. Su cartera de adquisiciones, ya cerradas o a punto de ello, le garantizan carga de trabajo para este año y el que viene.

Hasta la fecha ha desguazado el "Chilreu" y está en ello con el "Aquila Explorer". Ayer recibió la draga "Barlovento Primero", que pertenecía a Sato, reflotada tras haberse hundido en Suances. Este barco llegó semisumergido a El Musel, a 7,20 metros de profundidad y con la quilla al sol, remolcado desde Suances por el "Sella", remolcador del Grupo Junquera. La próxima semana va a ser izado al desguace por Grúas el Roxu, utilizando 74 camiones como contrapeso. El desguace también tiene en sus instalaciones un velero trasladado desde el Puerto Deportivo, que le dará un día de trabajo.

Lo que queda del "Aquila Explorer" más la "Barlovento Primero" dará ocupación al desguace hasta casi finales de año. DDR Vessels tiene avanzadas las negociaciones para el desguace de otros barcos que le garantizarán plena ocupación en 2021, entre ellos una draga de 93 metros de eslora y unas 2.400 toneladas que llegará a final de año, un pesquero de 450 toneladas y un tercer buque de 23 metros de eslora y 2.200 toneladas, además de otros más en negociación.

El desguace ha duplicado recientemente su personal. Su capacidad de desmantelamiento actual es de un mínimo de 1.000 y un máximo de 2.100 toneladas al mes.

Compartir el artículo

stats