Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte efímero en la arena de San Lorenzo

Hace 111 años se celebró el primer concurso de figuras en la playa

Asistentes al concurso de castillos en 1957
Firma de la foto
Á. G. / LNE

Asistentes al concurso de castillos en 1957 Firma de la foto Á. G. / LNE Á. G. / LNE

La arena de la playa de San Lorenzo es sagrada para los gijoneses. Todos estamos siempre atentísimos a lo que en ella sucede. No hace falta decir que sobre lo que pasa en el paseo marítimo también.

Sobre la arena de San Lorenzo muchos dimos nuestros primeros pasos, sin miedo a las caídas, y en algún pequeño charco chapoteamos en una especie de "bautismo laico" en la bendita agua salada de nuestra playa. Literalmente lo de "bendita" ya que cada año el párroco de San Pedro se encarga de ello, salvo este último 29 de junio marcado por la pandemia sanitaria.

A finales de julio de 1959 tuvo lugar en esa santificada arena de San Lorenzo el primer "Concurso de Castillos en la Arena" donde se inscribieron casi ochenta niños y niñas. Había que tener entre doce y quince años, y los castillos se hacían entre la Escalerona y la rampa de la Pescadería.

El concurso, ya desde ese año 1959, formaba parte de una convocatoria a nivel nacional y, además de en Gijón, había competiciones en las playas norteñas de Vigo, La Coruña, Santander, San Sebastián y en varias playas de la costa andaluza. El ganador gijonés participaba en una final española y, en su caso, en la final europea a celebrar en Francia.

Hacemos el balance de los cinco primeros años, aunque el concurso se mantuvo, y con éxito, muchos años, hasta este siglo XXI ya con el nombre de "Concurso de Castillos, Figuras y Esculturas en la Arena".

Ganador, Luis Manuel Aranda Iriarte, con el tiempo ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Ganador Joaquín Aranda Iriarte, hermano del anterior. Joaquín Aranda, entonces de 14 años, fue con el tiempo popular arquitecto gijonés, decano del colegio de Arquitectos y escritor que falleció en abril de 2018. El niño Joaquín Aranda no solamente ganó el concurso gijonés y con ello una bicicleta Orbea, sino que en Cádiz fue campeón nacional ese verano de 1960. En el Museo del Pueblo de Asturias se conserva el fondo fotográfico cedido por los hermanos Luis y Joaquín Aranda Iriarte.

Ganó el concurso Francisco Montes que era un alumno del Hogar de San José.

Ganador Ruperto Velasco Suárez, que fue luego subcampeón de España y participo en el campeonato europeo en Francia.

Otra vez ganó Ruperto Velasco Suárez, y otra vez quedó subcampeón de España.

Pero hacer esculturas en la arena de la playa de San Lorenzo por parte de niños gijoneses viene de lejos, de muy lejos. El 7 de septiembre de 1909, fue el día escogido para celebrar un "Concurso Infantil de Construcciones en la Playa de San Lorenzo".

Atentos a la fecha. En ese 1909, hace ahora 111, años el Muro no estaba terminado. La obra que acabó dando lugar al paseo hasta el Piles, con el trazado que vemos ahora, fue entregada por el constructor en noviembre de 1913, aunque no se dio por totalmente terminada hasta abril de 1915. El puente sobre el río Piles se abrió, sustituyendo a una antigua pasarela, en agosto de 1914, y la Escalerona no se inauguró hasta mucho más tarde, hasta agosto de 1933.

A las cinco de la tarde de aquel 7 de septiembre de 1909, con el Muro todavía en construcción, tuvo lugar el concurso en la zona de los balnearios. Participaron medio centenar de niños -sólo dos niñas, Julita Álvarez Solar y Elvira Sánchez- y tenían una hora para hacer su construcción. Nadie hizo castillos, sí figuras variadas. Barcos la mayoría. Todo en bajamar frente a un balneario que se llamaba Baños de Ola, a la altura de la actual Escalerona, un balneario que se derribó cuatro años más tarde para dar paso a un restaurante y a una terraza panorámica.

En 1910 los premios fueron para el niño Amalio López, que construyó con arena la estatua de Pelayo, y para las hermanas Julita e Isabel Álvarez Solar, que hicieron respectivamente la figura de un marino y el busto de Cervantes.

En agosto de 1911 -fue un año jovellanista ese de 1911 porque se celebraba el centenario de la muerte de Gaspar Melchor de Jovellanos- se celebró el "Concurso Infantil de Construcciones en la Playa de San Lorenzo", que tuvo lugar en septiembre, "entre el balneario Baños de Ola y la primera escalinata del nuevo Muro de San Lorenzo".

El primer premio de 1911 fue para una niña, Julita Álvarez Solar, que ya había participado en la primera y en la segunda edición. Julita hizo un busto de Jovellanos, desde luego muy propio para la efeméride, y con ello ganó 50 pesetas. Por su parte, el niño Alberto Argüelles hizo en arena la antigua Puerta de la Villa (20 pesetas de premio) y Sérvulo Secades realizó, y ganó por ello otras 20 pesetas, una inscripción en la arena con el nombre de Jovellanos.

En 1912 tuvo lugar otra vez el concurso y fue la última vez, hasta la mencionada recuperación como concurso de castillos en 1959. ¿Ganadora en 1912? Otra vez la niña Julita Álvarez Solar acompañada como en 1910 de su hermana Isabel que hicieron en la arena "unas figuras artísticas"

Todavía en esta actualidad del siglo XXI, en esa arena sagrada que el Cantábrico limpia dos veces al día, se pueden ver de vez en cuando asombrosas figuras hechas con arena por anónimas manos, y ello sobre un lienzo inigualable. Efímeras obras de arte de las que enseguida el mar no deja ni huella.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats