Un joven gijonés de 22 años ha sido condenado por un delito contra la salud pública después de que le sorprendiesen con drogas en la estación de autobuses de Pola de Siero en julio de 2018. Este individuo, que deberá cumplir ahora dos años de cárcel y pagar una multa de 475 euros, ya había sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón a un año de cárcel, pero como no tenía antecedentes, entonces, se suspendió la condena a cambio de no delinquir en los dos próximos años, algo que no hay cumplido a juzgar por la nueva sentencia condenatoria.

El joven echó a correr al ver a la Policía, que fue tras él y le incautó 11,13 gramos de MDMA y 2,25 gramos de cannabis.