Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Persecución de película para detener a los ladrones de una panadería de la zona oeste

Los dos delincuentes reventaron el cristal con una tapa de alcantarilla la pasada madrugada y embistieron varias veces con su coche a la Policía

Varios clientes, ayer por la mañana, guardando cola a la entrada de la panadería afectada, en la calle Pachín de Melás, con el cristal izquierdo de la puerta fracturado por la mitad.

Varios clientes, ayer por la mañana, guardando cola a la entrada de la panadería afectada, en la calle Pachín de Melás, con el cristal izquierdo de la puerta fracturado por la mitad. MARCOS LEÓN

Dos hombres de 47 y 49 años -y con un amplio historial delictivo- que asaltaron una panadería de la zona oeste de Gijón para llevarse la caja fuerte con la recaudación fueron detenidos la pasada madrugada después de una espectacular y peligrosa persecución que acabó con el coche en el huían los sospechosos saliéndose de la vía al inicio de la AS-19. El incremento de la presencia policial en los últimos meses en La Calzada y El Natahoyo, donde se han sucedido una larga lista de atracos día y noche, permitió una respuesta inmediata de la Policía Nacional para darles alcance y poder recuperar el botín. Es posible que a lo largo del día de hoy pasen a disposición judicial.

El incidente, tal y como describió un vecino de la zona, ocurrió sobre las 4.30 horas en una panadería que hace esquina entre la avenida de Galicia y la calle Pachín de Melás. Dos hombres habían reventado el cristal del establecimiento con una tapa de alcantarilla. El ruido inquietó a un vecino que alertó a la Policía, describió los hechos y aseguró que los dos hombres se habían subido en un coche blanco de pequeñas dimensiones tras salir del negocio con la caja de caudales para huir por la avenida de Galicia en dirección a Cuatro Caminos.

Una patrulla de la Policía Nacional localizó el vehículo descrito, dando comienzo a una trepidante persecución en la que los delincuentes, uno vecino de La Felguera y el otro de Riaño, hacían caso omiso a las indicaciones lumínicas y sonoras de los agentes. Ni siquiera a las advertencias realizadas con el megáfono. Los dos hombres trataron en varias ocasiones de embestir al coche policial para sacar a los agentes de la carretera, pero no lo consiguieron en ninguno de los tres intentos. Los policías lograron esquivarlo.

A la persecución se sumó un segundo vehículo policial y fue entonces cuando lograron darles un toque que fue suficiente para que el coche de los ladrones acabase en una zanja. Hubo más, pues los dos hombres echaron a correr campo a través.

Los agentes también salieron de sus coches para ir tras los esquivos delincuentes. Era de madrugada, había poca luz, estaba oscuro y todo era campo. Además, los sospechosos se habían escondido. Pocos minutos después, los intervinientes lograron localizarles, y aunque no lo pusieron fácil -opusieron mucha resistencia y trataron de agredir a los agentes- fueron engrilletados y enviados a Comisaría previo paso por el hospital para que les revisasen tras el golpe con el coche. También varios policías recibieron asistencia sanitaria por el choque. El dinero del que se habían apropiado indebidamente también pudo ser recuperado, junto con herramientas que llevaban en el vehículo.

Estos dos individuos, tal y como se pudo comprobar después de su detención, tienen a sus espaldas un amplio historial delictivo, principalmente por robosEsta pasada noche durmieron en los calabozos y en principio declararán esta mañana en el Juzgado de Guardia.

En los últimos meses son varios los negocios, especialmente panaderías y de hostelería, que han sido víctimas de robos a mano armada en los barrio de La Calzada y El Natahoyo. Hechos delictivos que motivaron una mayor presencia policial en el barrio que reconocen los vecinos. La panadería afectada por este último robo es un ejemplo. "Estos robos en la zona generan un poco de inseguridad, pero es cierto que ahora vemos más policía y un mayor control; lo bueno es que entraron por la noche cuando no había nadie y no a plena luz del día como ya ha pasado en otros negocios", valoró una empleada.

Compartir el artículo

stats