Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenada por denuncia falsa tras acusar de agresión a su expareja, que estaba en prisión

La mujer, que al verse investigada cambió de versión, deberá pagar una multa de 2.160 euros

Condenada por denuncia falsa tras acusar de agresión a su expareja, que estaba en prisión

Condenada por denuncia falsa tras acusar de agresión a su expareja, que estaba en prisión

Son pocos los casos, pero alguno hay. Una mujer gijonesa ha sido condenada al pago de una multa de 2.160 euros por un delito de acusación falsa después de denunciar que había sido agredida en plena calle por un hombre y asegurar ante los agentes que el responsable de los hechos era su expareja sentimental. También lo reiteró cuando la examinaron en el centro de salud Severo Ochoa. Pero cuando la investigación fue a comprobar esta descripción se dieron cuenta de la imposibilidad del relato, porque su pareja cumplía pena de cárcel y se encontraba en el Centro Penitenciario de Asturias el día y la hora en la que está mujer dató el asalto que sufrió.

La ahora condenada relató que el 24 de julio de 2018, a la salida de la estación de tren de Gijón, un hombre la había abordado de forma sorpresiva, comenzado a increparla verbalmente para luego agarrarla del pelo, tirarla al suelo y zarandearla para evitar que ella llamase al 112. Tanto a los agentes como a los sanitarios les explicó que el autor de la agresión era su expareja, que ya la había pegado en otras ocasiones. La investigación siguió su curso, y fue bastante contundente: era imposible que este individuo pudiese haber cometido el delito porque se encontraba preso.

Una vez se archivó la causa contra este hombre, se dirigió un nuevo procedimiento contra ella por un delito de acusación falsa. En la segunda versión, cuando ya sabía que estaba en calidad de investigada, cambió sustancialmente su versión de lo ocurrido. En ese momento describió que el día de la agresión la había cogido por la espalda, que vio marchar a su agresor también de espaldas y que le parecía su expareja por la altura, pero que no estaba segura. También relató que cuando estaba en el suelo vio a pocos metros a la madre de su expareja. Y que todo ello la llevó a dar esa versión.

La sentencia condenatoria se sustenta en el cambio de versión, y descarta el primer relato porque no ve factible que habiendo sido pareja confunda con otra persona a su exnovio, más aún cuando asegura que le increpó, por lo que pudo escuchar su voz. "Debe controlar perfectamente las facciones, la altura o la voz al tratarse de su expareja, la sucesión de hechos tal y como los describe inicialmente se antoja inverosímil", afirma la sentencia, que también niega que la mujer sufriese la merma de sus facultades cuando acusó a su expareja. Es por ello que tanto el Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón como la Audiencia Provincial, que acepta por completo el fallo, la han condenado.

Compartir el artículo

stats