Permitir que los pacientes pidan una cita telefónica previa por internet en sus centros de salud e instalar un contestador que informe al usuario en el caso de que las líneas estén saturadas. Esta es la propuesta presentada por los sindicatos ante la gerencia sanitaria de Gijón y que se encuentra estos días en estudio. La idea, en realidad, lleva meses en el listado de quejas del personal, que se ha visto saturado por la burocracia telefónica y el incremento de la atención a pacientes de forma presencial y telemática.

Para evitar las quejas de los enfermos que intentan llamar a su centro cuando las líneas están ocupadas, la solución propuesta, dicen los sindicatos, es "simple y permitiría organizar mejor el trabajo". De esta forma, los pacientes entraría en una lista para que los sanitarios, por orden, puedan ir devolviendo las llamadas para cribar qué casos deben acudir presencialmente al centro y cuáles pueden solucionarse por teléfono. Otros profesionales también pide unificar este primer contacto telefónico en una centralita.