DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo servicio de ayuda a domicilio logra el visto bueno con la abstención de Vox

Las trabajadoras anuncian movilizaciones en contra del modelo, que "se hizo con nocturnidad y alevosía" l Solo el gobierno local votó a favor

Trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio concentradas ayer en la plaza Mayor.

Trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio concentradas ayer en la plaza Mayor. ÁNGEL GONZÁLEZ

El nuevo servicio de ayuda a domicilio (SAD), repartido por barrios y con más prestaciones se llevará finalmente a cabo después de que la junta rectora extraordinaria de la Fundación Municipal de Servicios Sociales aprobase el expediente de contratación "por los pelos" y tras una segunda votación en la que fue fundamental el voto de calidad de la concejala, Natalia González. El gobierno local (PSOE e IU) se quedó solo votando a favor de esta propuesta que tanto malestar ha provocado entre las cerca de doscientas trabajadoras del servicio. Toda la oposición (Foro, Ciudadanos, PP e incluso Podemos) votaron en contra, pero tuvieron como aliado inesperado a Vox, que se abstuvo, dando vía libre a la nueva idea para la ayuda a domicilio, adelantada por LA NUEVA ESPAÑA.

Vox tuvo la llave y se la dio al gobierno local. "Nos mantuvimos en la abstención porque es la decisión que habíamos tomado desde el principio, y no valoramos cambiarla y votar en contra porque no era prudente tomar esa decisión", justifican desde el partido. De no haber salido adelante el nuevo contrato, se tendría que haber prorrogado el contrato con la actual adjudicataria, Aralia, a la que restaría un año de prórroga. "No hay ninguna segunda lectura", remarcan desde Vox, que niegan cualquier tipo de acercamiento o favor al equipo de gobierno local.

Críticas de las trabajadoras

El malestar entre las trabajadoras, que ya ayer se concentraron a las puertas del Ayuntamiento, fue en aumento tras el visto bueno al nuevo servicio. "Llevan 30 años vendiéndonos de una empresa a otra por no remunicipalizarnos", censuró ayer Carmen Diego, miembro del comité de empresa, que afea que "se hizo con nocturnidad y alevosía, entregando el pliego en el último momento a los grupos municipales y sin querer reunirse con nosotras", con lo que remarcan que "estamos muy descontentas". Ya anuncian movilizaciones.

Así lo refrenda otra trabajadora, Pilar Nava, que enfatiza que "estamos muy cabreadas", esencialmente porque, asegura, "vamos a perder las mejoras laborales que tanto nos costó conseguir". La concejala reitera que dos informes rechazan "taxativamente" la incorporación a este pliego de las mejoras obtenidas por las trabajadoras del servicio en el anterior convenio, con lo que "no podemos actuar contra ninguno de estos dos informes, porque estaríamos incurriendo, manifiestamente, en una ilegalidad".

Compartir el artículo

stats