La concejala de Ciudadanos Mara Simal criticó ayer al gobierno local por generar desigualdades entre las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio al haber suprimido todas las cláusulas sociales vinculadas a este contrato, "provocando así que las trabajadoras que se vayan incorporando al mismo no adquieran las mejoras laborales que se habían introducido en el anterior contrato que sí disfrutarán las anteriores trabajadoras, llegando a diferencias salariales de 1.200 euros anuales entre unas y otras".

"Se trata de una desigualdad intolerable; en un servicio municipal no puede haber trabajadoras realizando las mismas funciones con unas condiciones salariales y laborales y otras con otras", señaló la edil. A su juicio, no se entiende que el gobierno local haya suprimido estas cláusulas "parapetándose en unos informes que de lo único que alertan es que su incorporación podría dar lugar a recursos si alguna empresa los considera discriminatorios".