Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IBI gijonés: al 0,45% de tipo en urbano y rural desde 2015 y uno de los más bajos de España

La pugna política sobre el tributo va desde un centro-derecha que pide más descuentos hasta la defensa de Podemos del "tributo para ricos"

El IBI gijonés: al 0,45% de tipo en urbano y rural desde 2015 y uno de los más bajos de España

Con o sin pandemia el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) es el eje del debate político en Gijón en cuanto llegan las ordenanzas fiscales. Si el año pasado la bronca tenía que ver con la incorporación del IBI diferenciado, o "IBI para ricos", como seña de identidad de una izquierda que acababa de regresar a la Alcaldía; esta vez la polémica llega con la decisión del gobierno de PSOE e IU de suprimirlo.

Ciudadanos, Foro, PP y Vox aplauden la decisión pero Podemos exige recuperar ese 0,79% para inmuebles no residenciales con un valor superior al millón de euros que nunca llegó a estrenarse. Al tiempo, la oposición tramita vía enmiendas propuestas de bonificación para mitigar el máximo posible el impacto del IBI en las cuentas de los gijoneses. El IBI es el único impuesto sobre el que habrá cambios el próximo año. Ninguno sobre el tipo de gravamen que en Gijón lleva congelado en el 0,45%, tanto para los bienes urbanos como rústicos, desde el año 2015. El porcentaje se fijó en un pleno de septiembre de 2014. Foro como gobierno planteaba rebajar el tipo del 0,48% existente al 0,46 pero acabó aceptando la propuesta socialista del 0,45. Una aceptación, que sumada a la incorporación de otras medidas, hizo que el PSOE permitiera la aprobación de esas ordenanzas con su abstención.

Gijón lleva, pues, cinco años, con el tipo del 0,45%. Un matiz al que hay que añadir, mirando las ordenanzas de este año de otros ayuntamientos próximos en población o territorio al gijonés, que es uno de los tipos más bajos de España. En Gijón se cotiza menos que en Avilés, con un IBI urbano del 0,67 y uno rústico del 0,96, y que en Oviedo, donde esos tipos son del 0,58 y 0,80%, respectivamente. En ambas ciudades hay también IBI diferenciado, y más alto que el que se puso en Gijón y nunca se implantó. Oviedo, ahora con un gobierno de PP y Ciudadanos y antes con el tripartito de PSOE, IU y Podemos, con el 1,70% y Avilés, con gobierno socialista, con el 1,23% aunque solo para solares sin edificar.

El tipo de IBI general urbano de Gijón, el que afecta a la mayor parte de la población, está por debajo del implantado en el Madrid del PP (0,48%) o la Barcelona de Barcelona en Comú (0,66%). Y muy por debajo del 0,91% que el gobierno socialista de Abel Caballero tiene en las ordenanzas fiscales de Vigo. Un poco por debajo de ese 0,45% está Zaragoza (0,42) y un poco por encima Palma de Mallorca (0,48). Y en cuanto al IBI diferenciado tienen tipos superiores al que se fijó en Gijón, La Coruña, Barcelona, Vigo, Sevilla, Madrid, Zaragoza, Valencia, Hospitalet o Jerez, por poner unos ejemplos.

Datos que llevan a Podemos- Equo a reivindicar que se recupere ese IBI diferenciado para tener unos presupuestos progresivos y progresistas. Si el IBI diferenciado marco el voto a favor de la formación morada y verde a las ordenanzas de 2020 puede, para el 2021, colocarles en el no.

Compartir el artículo

stats