Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Críticas en Jove por ingresos de pacientes psiquiátricos sin respetar las distancias

La unidad del hospital utiliza camas supletorias en habitaciones ya ocupadas | “En plena pandemia es un riesgo”, lamenta el comité

Entrada de Urgencias al Hospital de Jove. | Marcos León

Entrada de Urgencias al Hospital de Jove. | Marcos León

La falta de camas para pacientes de psiquiatría en Asturias ha obligado al Hospital de Jove en las últimas semanas a activar las temidas supletorias, un tipo de camas que permiten ingresar a nuevos pacientes en habitaciones ya ocupadas. En el caso de Jove, se utilizan para instalar a un segundo enfermo en una habitación pensada –y dimensionada– para ser individual, y el comité de trabajadores lamenta que su uso siga estando permitido pese a que las distancias de seguridad entre pacientes queda comprometida. La gestión de estas camas, aclaran, excede las competencias de la propia gerencia y corre a cargo del servicio central de salud, del Sespa, que es quien autoriza su uso.

Los empleados explican que habían supuesto que la actual crisis de coronavirus haría abandonar al menos temporalmente el uso de estas supletorias. Si bien todos los pacientes que ingresan en un hospital en Asturias lo hacen con un diagnóstico por PCR, cualquier estancia prolongada implica que un paciente que haya dado negativo puede estar en realidad incubando la enfermedad y manifestarla a los pocos días. Por eso, siempre según la versión del comité, seguir duplicando habitaciones individuales ahora “supone un riesgo de contagio”. Ya lo han comunicado a la jefatura en varias ocasiones sin recibir respuesta.

Jove tiene 26 puestos para pacientes psiquiátricos que aumentarían hasta 30 con las cuatro supletorias habilitadas. Es, por tanto, la mayor unidad de Psiquiatría de Asturias (el HUCA tiene también 26 puestos) y asume a todos los enfermos del área V, ya que Cabueñes carece de este servicio. A juicio de Julio Bobes, jefe de Psiquiatría del HUCA, el uso de estas camas radica en la escasa dotación de estas unidades en toda la región. “Estamos muy por debajo de las camas que deberíamos tener”, reconoce. Otros expertos en la atención de salud mental aclaran que los pacientes psiquiátricos “se mueven más” y que tienden a tener más problemas para respetar normas de higiene y distancias.

Las claves

  1. Supletorias. Las camas supletorias en Jove permiten, con permiso del Sespa, ingresar a dos pacientes psiquiátricos en una habitación individual, sin respetar las distancias.
  2. Psiquiatría. Los expertos aclaran que Asturias no hay suficientes puestos de psiquiatría, y que los pacientes, más activos, suelen incumplir más las medidas de seguridad.

Compartir el artículo

stats