La investigación policial abierta por un supuesto robo violento a un hostelero gijonés permitió desmontar el relato que este empresario había ideado después de leer en el periódico una información sobre la banda del Seat León, un numeroso grupo delictivo con asaltos por toda la región que utiliza habitualmente en sus acciones un coche de esta marca para escapar tras dar sus golpes.

El relato que ideó tenía como protagonistas a dos jóvenes que supuestamente le habían asaltado a punta de navaja a la salida de su negocio. Uno de ellos le obligó a entrar de nuevo en el local mientras el cómplice revisaba todo el establecimiento. También habían rebuscado entre sus ropas para llevarse la recaudación del día. Luego, según esa versión, habían huido a toda velocidad en un Seat León.

Las pesquisas policiales permitieron detectar varias imprecisiones en el relato del hostelero hasta el punto de confirmar que no se había producido ningún robo. Tras volver a citar en Comisaría al hostelero, de 32 años, éste acabó por confesar que se lo había inventado, y que “para hacer más creíble su historia”, explican fuentes policiales, había señalado a la banda del Seat.

Ahora, el hostelero se enfrenta a los cargos de denuncia falsa mientras que las diligencias abiertas en el Juzgado por el robo violento han quedado cerradas.