Adela Fuertes Miguélez, profesora de Biología en el IES Feijoo, falleció el domingo por coronavirus a los 59 años tras contraer la enfermedad y permanecer en cuarentena desde el pasado día 31de octubre. Una muerte que deja a la comunidad educativa “atónita y desolada”. “Estaba pensando ya en la jubilación”, señalaban ayer sus compañeros, profundamente afectados.

De hecho, el claustro del Feijoo ha hecho público un comunicado en el que desgranan su pequeño homenaje a Adela Fuertes, profesora de ciencias en el instituto gijonés desde el año 2009. “Era discreta y reservada en lo personal pero siembre afable con todos, alumnos y compañeros, repartió su tiempo entre el Bachillerato Diurno y Nocturno. Desde su laboratorio ejerció una encomiable labor de enseñanza y divulgación científica con alumnos a los que no siempre es fácil llegar”, destacan.

En estos últimos años organizó para los chicossalidas al Jardín Botánico y al Centro Oceanográfico de Gijón y los acompañó a conferencias de Svante Pääbo y Juan Luis Arsuaga, entre otros. “Muchos de estos estudiantes nos escriben hoy y todos, sin excepción, subrayan que fue una magnífica profesora”, relatan. Además, como voluntaria de la Cruz Roja, echaba una mano con los deberes a niños que lo necesitaban, y a ello quería dedicar más tiempo cuando se jubilara este curso.