Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pegaso, el grupo de la Guardia Civil que dará clases a la Interpol

La unidad, creada en enero para el control del espacio aéreo, vigila cada vuelo sobre Asturias y es pionera en todas las policías de Europa

Por la izquierda, Javier Clemente, Tamara Aza y Eduardo Rodríguez, en la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón.

Por la izquierda, Javier Clemente, Tamara Aza y Eduardo Rodríguez, en la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón.

En la mitología griega encontró la Guardia Civil el mejor nombre para bautizar a su nuevo servicio, la Policía Especialista en Gestión Aeronáutica y Seguridad Operacional (Pegaso), un grupo pionero a nivel mundial encargado de controlar la seguridad aeronáutica con inspecciones a aeródromos, helipuertos, actividades deportivas como parapentes y globos

El nuevo equipo, creado en enero de este año en todas las comandancias españolas y con el plus de haber recibido formación aeronáutica en la Universidad de Salamanca, se encarga de controlar el área de actuación de la Comandancia de Gijón. Un campo muy extenso teniendo en cuenta que dentro de esta demarcación están los helipuertos de El Musel y La Morgal, el puerto de Avilés y el aeropuerto de Asturias. También el Centro Penitenciario de la región. “Aquí es donde más tránsito hay, los mayores puntos estratégicos dependen de la Comandancia de Gijón”, reconocen Rodríguez y sus compañeros de grupo Tamara Aza y Javier Clemente. Son al aire lo que los agentes de Tráfico a la carretera.

Los agentes Clemente y Rodríguez, en un control en el aeropuerto de Asturias el día de la llegada de los Reyes para los premios “Princesa”.

Los agentes Clemente y Rodríguez, en un control en el aeropuerto de Asturias el día de la llegada de los Reyes para los premios “Princesa”.

El trabajo que desarrollan se divide principalmente en dos cometidos. Por un lado, está el velar por el cumplimiento de la normativa existente en el aire, enfocada al control de particulares. Aseguran los agentes que la mayoría de personas encargadas de dirigir ultraligeros, parapentistas o globos aerostáticos son conscientes y cumplidores de la ley. Historia distinta ocurre con el tema de los drones, un fenómeno al alza y en el que es más habitual que se quebrante la normativa, aunque en la mayoría de los casos sea por pura ignorancia. “Muchas veces estamos en una labor pedagógica, porque el desconocimiento es grande. Ya no es solo en vuelos recreativos, también nos pasa con los operadores profesionales de mediciones topográficas, como por ejemplo en canteras, que se utiliza mucho en Asturias”, desvela Eduardo Rodríguez.

Componen una unidad pionera en las policías de toda Europa y darán formación a la Interpol

decoration

Tal es la desinformación de algunos que, a veces, ocurren situaciones insólitas. “Acudimos por un vuelo en zona prohibida y preguntamos a un señor que nos encontramos si sabía de alguien que estuviese volando un dron por la zona”, inicia Eduardo Rodríguez, que se quedó pasmado con la respuesta. “Sí, sí, soy yo, aquí los tengo”, respondió ese individuo, que había llegado hasta algo más de mil metros de altura cuando el máximo permitido está en 200 metros. También les dio las grabaciones que lo demostraban. “Nos dio todas las facilidades para llevarle incluso a la cárcel”, bromea el agente. “Esas acciones pueden suponer un grave peligro, porque sería mucha casualidad que en ese momento pasase un ultraligero o un avión que llegase al aeropuerto de Asturias con 150 pasajeros y que el dron impactase con él. Podría ser catastrófico. Pero esas cosas pasan y hay que tener mucha prudencia”, advierte Rodríguez. Todas las normas de en qué espacios se puede o no actuar en el aire están recogidos en la aplicación móvil “Enaire drones”. Las sanciones pueden llegar hasta los 250.000 euros.

La otra gran función del equipo Pegaso es “dar seguridad al espacio aéreo en todo tipo de eventos multitudinarios”. Por ejemplo, controlan los grandes conciertos, el descenso internacional del Sella, la visita de autoridades, especialmente la de los Reyes de España, “que suelen venir a Asturias mínimo dos veces al año”. “Estamos pendientes de drones o cualquier aeronave que pueda suponer un riesgo”, desvelan los guardias civiles. ¿Cómo lo controlan? A través de unos equipos de detección que les da conocimiento a determinados kilómetros de cualquier despegue. “El detector localiza el vuelo y el número de serie. Si el dron está registrado se identifica al aparato y al piloto, y si no pues te da las coordenadas exactas de dónde está volando y desde qué punto está manejando el piloto”, explica Eduardo Rodríguez.

Desde enero se han estudiado más de 120 vuelos profesionales de drones y se han puesto 15 denuncias administrativas por incumplimiento de la normativa aeronáutica

decoration

La amplitud del aparato depende de varios factores. Desde la orografía del terreno hasta de las condiciones meteorológicas. En los pasados Premios Princesa, por ejemplo, “llegamos a detectar un aparato a 28 kilómetros de distancia”, ejemplifican los agentes de Pegaso. No supuso un peligro, pero siempre que encuentran algo anómalo en el monitor o bien se desplazan hasta el punto exacto o bien envía una patrulla. “Estamos para hacer cumplir la normativa en cuanto a alturas y distancias, y también que haya seguridad aérea para evitar casos de terrorismo o que se rompa la seguridad ciudadana”, argumenta Rodríguez.

Desde su creación el pasado enero se han estudiado más de 120 vuelos profesionales de drones y se han puesto 15 denuncias administrativas por incumplimiento de la normativa aeronáutica, que es “muy extensa”. Lo principal está en que “para sobrevolar poblaciones el aparato debe pesar menos de 250 gramos y a no más de veinte metros de altura”, afirma Tamara Aza. “Se han hecho estudios de que en caso de impacto el riesgo sería mínimo”, añade Rodríguez.

Los tres agentes de la comandancia gijonesa, “una de las más movidas”, continúan ahondando en sus conocimientos, pendientes del cambio de normativa que se producirá el 31 de diciembre, cuando todo se enmarcará dentro de la legislación europea. Ellos seguirán velando por la seguridad en el aire.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats