El atasco en la terminal de contenedores de El Musel por la huelga de estibadores de Bilbao desespera a los transportistas, que denuncian colas “eternas” para depositar la mercancia. El parón que sufre el puerto vasco desde el 9 de octubre ha obligado al gijonés a absorver la mayor parte de sus tráficos. Ello ha derivado en largas esperas de los transportistas que reclaman medidas urgentes, tales como una mejor organización, para atajar un problema que, como mínimo, puede durar hasta el 9 de diciembre. Es la fecha hasta la que durará la huelga en la capital vizcaína. Si bien, no hay acuerdo para que así sea y lo que es peor, todas las negociaciones están canceladas.

Así las cosas, los transportistas denuncian largas colas para poder depositar su mercancia. Uno de los camioneros que pertenece a una conocida firma que opera en Asturias habla de esperas de hasta 15 horas en los peores días. “Ahora esperar solo tres nos parece hasta normal”, apunta este profesional, que prefiere guardar el anonimato. Para él, el problema tiene que ver con la falta de espacio para dejar la mercancia. Otro de los profesionales de este sector, que tampoco quiso dar su nombre, explica las demoras están afectando a su bolsillo. “Estamos echando un día entero para hacer un viaje de 90 euros cuando lo normal sería que en una jornada hiciéramos cuatro viajes”, apunta. Este transportista asegura que El Musel desvía parte de su mercancía al puerto de Valencia y a Vigo.