Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Es un peligro”, afirman los vecinos de la calle Toledo sobre la vieja nave de Flex

Los residentes reclaman medidas para evitar la caída de cascotes y la limpieza de la maleza

Liliana Cueto muestra el estado de la nave vieja de Flex. | Ángel González

Liliana Cueto muestra el estado de la nave vieja de Flex. | Ángel González

Liliana Cueto es la gerente del hotel Arbeyal, un complejo con casi 200 habitaciones situado en la calle Toledo. Algunas de esas habitaciones tienen unas vistas “privilegiadas” a la vieja nave de Flex, un edificio en estado cercano a la ruina y donde la caída de cascotes es algo habitual. “Es un peligro”, afirma la trabajadora del hotel, que abrió sus puertas en el año 2001 y desde entonces lleva batallando para cambiar la situación. Sin mucho resultado, porque el entorno del edificio está plagado de “maleza y excrementos”. En el pasado llegó a haber hasta okupas. Las quejas de los vecinos también son una constante. Lo cuenta por ejemplo José Manuel Fernández, que ayer paseaba con su perra por el lugar. “Hubo una vez en la que plumero de la pampa casi llegaba hasta la ventana del primero”, afirma Fernández.

Compartir el artículo

stats