Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contra el machismo, a cualquier edad

Los colegios repudian la violencia contra las mujeres con actividades | “Es un atentado a los Derechos Humanos”, dice la Alcaldesa

Participantes en la manifestación de ayer en la plaza Mayor, frente al cartel que cuelga del balcón consistorial. | Á. G.

Participantes en la manifestación de ayer en la plaza Mayor, frente al cartel que cuelga del balcón consistorial. | Á. G.

Morado en todos sus matices y para todas las edades, pero con un objetivo compartido: concienciar a niños y adolescentes de que la violencia machista es una lacra social que exige el combate de todos. Numerosos centros educativos gijoneses celebraron ayer el 25N con diferentes actos de repulsa a la violencia contra las mujeres. En la plaza Mayor, hubo un minuto de silencio por las víctimas, con la presencia de la alcaldesa, Ana González.

Los alumnos de Automatizados del Revillagigedo guardan un minuto de silencio por las víctimas de la violencia.

El mensaje se extendió por todos los rincones de la ciudad: desde los niños de la Escuela de Educación Infantil Miguel Hernández, que hicieron un mural sobre la igualdad, hasta los ciclos de Formación Profesional del Revillagigedo. Los chavales de este centro (mayoritariamente chicos) han estado trabajando durante toda la semana sobre la desigualdad, con la elaboración de una encuesta anónima sobre violencia de género para conocer cuánto saben de ello y reflexionar sobre los resultados obtenidos. Durante las tutorías de esta semana, se están analizando los resultados de la encuesta en cada clase con los tutores y ayer, Día internacional contra la violencia de género, se detuvieron todas la clases lectivas a mediodía para que los delegados dieran lectura a un manifiesto. También se guardó un minuto de silencio por todas las víctimas de la violencia de género en el mundo.

Un grupo de escolares del colegio Cervantes, con parte de los materiales sobre este día.

En el colegio Noega, la apuesta para hacer visible la lucha contra la violencia ejercida sobre las mujeres ha quedado plasmada en morado sobre los bancos y vallas de madera exteriores del recinto escolar, que han sido pintados para la ocasión. Además, los niños han elaborado un gran árbol con las huellas de sus manos por “la coeducación, el respeto y la libertad”. Y en el colegio de Las Dominicas, cada clase escribió un mensaje de solidaridad con las víctimas de la violencia de género en un lazo morado. Todos ellos lucen colgados en un árbol a la entrada del centro. Además, las alumnas Lucía García y Paula Zapatero han compuesto e interpretado una canción. Y los alumnos han grabado un vídeo que ayer se estrenó en las aulas.

Dos alumnos de la escuela infantil Miguel Hernández, con el mural del centro.

El Corazón de María conmemoró el día con actividades específicas por edades, lectura de un manifiesto y elaboración de murales. Al igual que en el colegio Cervantes, donde los niños se han aplicado concienzudamente en el estudio sobre el motivo de la celebración del día 25 de noviembre, con la lectura de cuentos por la igualdad como “ El caballito de mar”, “ Ni un besito a la fuerza “ y “ Tres con tango”, y la decoración del hall del colegio con murales alusivos. En el Colegio Jovellanos, se sumaron a la marea morada con actividades online y la lectura de manifiestos.

Los niños del Corazón de María muestran sus manos pintadas de morado.

Los alumnos de las Dominicas cuelgan lazos morados de un árbol. | Juan Plaza

El minuto de silencio que tuvo lugar en la plaza Mayor, con presencia de todos los grupos de la Corporación a excepción de Vox, sirvió para rendir tributo a Lorena Dacuña, gijonesa asesinada este año por su pareja. “Cuando es una vecina es mucho más doloroso”, remarcó la alcaldesa, Ana González, que incidió en que esta violencia “no tienen absolutamente ninguna justificación y se sustenta en el desprecio a las mujeres”. “Atenta contra los derechos humanos”, indicó. Y destacó que “es un día especialmente doloroso, porque sabemos que no se acaba aquí”. Además, las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio criticaron la “violencia institucional” que dicen estar sufriendo, tras “30 precarizadas con dinero público del Ayuntamiento”.

Compartir el artículo

stats