Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los clubes deportivos, al límite: “No cobrar el convenio supone que el proyecto desaparezca”

Los equipos gijoneses advierten de su “ajustada” situación económica y exigen “agilidad” para inyectar dos millones de euros al Patronato

Un partido del Hostelcur.

Un partido del Hostelcur. LNE

La desaparición de los 474.000 euros para convenios nominativos con los clubes deportivos de la ciudad de la cuenta de gastos del Patronato Deportivo Municipal a causa de la prórroga presupuestaria y la disminución de 1,5 millones de euros en ingresos de la entidad, como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA, ha encendido todas las alarmas en los equipos gijoneses, que alertan de la importancia de esta aportación municipal, en ocasiones superior a los 100.000 euros, para cuadrar su presupuesto. Desde la concejalía de Deportes se confía en que estos convenios puedan salir adelante gracias a modificaciones presupuestarias o utilizando el remanente líquido de tesorería, pero los clubes deportivos solicitan “agilidad” en la tramitación burocrática para poder acceder a estas ayudas, de vital importancia para ellos, con la menor dilación posible.

“Sin ese dinero, no hay futuro, partimos de una base de gastos elevados y ya contamos con ello”

Pelayo Álvarez - Balonmano La Calzada

decoration

“Siempre vamos al límite, si nos bajan la subvención, nos rompen el presupuesto”

José Luis Souto - Hostelcur Hockey

decoration

“Hay que agilizarlo todo lo posible, va a acabar la temporada sin recibir el dinero que nos corresponde”

Óscar Fernández - Balonmano Gijón

decoration

“No cobrar este convenio supondría la desaparición del proyecto”. Así de claro se muestra Pelayo Álvarez, presidente del Club Balonmano La Calzada, que milita en la máxima categoría nacional femenina y a quien el pasado año correspondieron 115.000 euros. “Sin ese dinero, no hay futuro”, enfatiza Álvarez, que explica que “el presupuesto que realizamos, lo hacemos contando con esa partida”. Más aún cuando “partimos de una base ajustada, con gastos elevados” debido a que, pese a no ser una liga totalmente profesional, sí que lo es en la práctica, con lo que todas las jugadoras están aseguradas. Precisamente por ello, enfatiza su presidente, “hay gastos que no podemos retrasar, como los seguros sociales, el IVA o las retenciones”. Con todo, confía en que el pago finalmente se acabe realizando y que, además, se haga con cierta presteza. “Los retrasos nos afectan mucho a la tesorería del club”, remarca Álvarez, que explica que “las jugadoras viven de esto en exclusividad y no podemos retrasar los pagos”.

Así lo entiende también José Manuel Souto, presidente del Hostelcur de hockey femenino, que recibió el año pasado 100.000 euros. “Si nos bajan la subvención, nos rompen el presupuesto”, enfatiza el presidente, ya que “siempre vamos al límite y gastamos todo el presupuesto que tenemos, y ya contábamos con una subvención en el peor de los casos igual a la del año pasado”. Por ello, asegura que no recibir la partida asignada a este convenio “sería un problema” que pondría en duda incluso la disputa de competiciones europeas, afeando “que nos digan esto a mitad de temporada”, con todas las previsiones económicas ya hechas.

Una crítica a la que se suma Óscar Fernández, presidente del Club Balonmano Gijón, que pide “agilizar todo lo posible” las tramitaciones presupuestarias necesarias para el cobro de estos convenios. De no ser así, ejemplifica, “vamos a terminar la temporada sin recibir el dinero que nos corresponde”, 48.000 euros el pasado año. Una situación que, asegura, “nos ahoga” económicamente, sobre todo en un escenario como el actual en el que “es muy complicado conseguir patrocinios” que compensen estas pérdidas. Así, solo les queda “funcionar con los recursos que ya teníamos, que son pocos, para pagar los viajes y los desplazamientos” y “retrasar el pago a la gente de casa, entrenadores y las dietas de las jugadoras, hasta que cobremos el convenio”.

“Sería un daño económico más”, asume Secundino González, presidente en funciones del Club Natación Santa Olaya, que afea que “estamos siempre arrastrando subvenciones de años anteriores, y así es más difícil cuadrar el balance económico”. Del pasado año le corresponden 24.000 euros. Además, afirman sentirse “desamparados” a raíz de la pandemia, sin un calendario claro de desescalada para su reapertura.

Una queja en la que converge Antonio Corripio, presidente del Real Grupo de Cultura Covadonga, que el pasado año recibió 44.000 euros del Ayuntamiento para la realización de las escuelas deportivas municipales. “Si prestamos ese servicio este año, lo cobraremos también”, resume, insistiendo en su reapertura.

“Ya estamos acostumbrados a esta situación de retrasos; hay que cambiar los criterios”

Nacho Galán - Círculo Gijón Baloncesto

decoration

“Sería un daño económico más, siempre arrastramos subvenciones de otros años”

Secundino González - Club Natación Santa Olaya

decoration

“Cobramos por las escuelas deportivas: si prestamos ese servicio el próximo año, lo cobraremos también”

Antonio Corripio - Real Grupo de Cultura Covadonga

decoration

Cambio en las subvenciones

Nacho Galán, del Círculo Gijón Baloncesto, se muestra resignado. “Ya estamos acostumbrados a esta situación” de incertidumbre y retraso en el pago de las subvenciones. Por ejemplo, a punto de entrar en diciembre, aun no cobraron la totalidad de las subvenciones de Ayuntamiento (40.000 euros) y Principado del presente ejercicio. Con todo, pide cambiar los criterios en la adjudicación de estos convenios, “que no se regulen solo en lo relativo a la categoría, sino teniendo en cuenta el público que arrastra o el impacto en la ciudad”.

En este sentido, Ciudadanos pidió “reducir significativamente el número de subvenciones nominativas”, que este año suman 2.500.000 euros, “optando por procedimientos de concurrencia competitiva a través de convocatorias públicas. Para su edil Rubén Pérez Carcedo, “se está abusando” de este tipo de subvenciones, como ya avisó la Sindicatura de Cuentas al Consistorio en 2015 y 2018, a lo que el Ayuntamiento “hizo caso omiso”. A su juicio, “el hecho de que la mayoría de los convenios no se puedan prorrogar” para el próximo año “demuestra cómo su existencia no aporta ninguna ventaja ni para el Ayuntamiento ni para las entidades”.

Compartir el artículo

stats