Seis de las principales entidades deportivas de Gijón han remitido una carta al presidente del Principado, Adrián Barbón, al Consejero de Salud, a la de Cultura y a sus directores generales, solicitándoles formalmente “la reapertura de las entidades deportivas para la práctica de la actividad física, al menos, en su vertiente al aire libre”, defendiendo que la práctica deportiva es “segura” si se cumplen los protocolo adecuados para prevenir la transmisión del coronavirus, recordado, además el beneficio para la salud de practicar deporte.

La carta la suscriben el Grupo Covadonga, el Club Natación Santa Olaya, el Club de Tenis, el Club Astur de Regatas, el Club de Golf de Castiello y el Club Hípico Astur. Entre todos suman 62.769 socios. Se trata de la tercera misiva en este mismo sentido. Las otras dos, enviadas por clubes de toda Asturias, no obtuvieron respuesta.

Las direcciones de las entidades deportivas dieron conjuntamente este paso tras 22 días de suspensión de la actividad en todos los centros deportivos, en base a la resolución del pasado 3 de noviembre de la Consejería de Salud del Principado, prorrogada el pasado día 18. Los clubes sostienen que no se puede meter en el mismo saco a todas las actividades deportivas. “Poco tienen que ver una sala de Fitness con el espacio de un pabellón deportivo o con una piscina. Igualmente, existen grandes diferencias entre las características de las instalaciones cubiertas y aquellas destinadas a la práctica al aire libre, lo que lleva a que los riesgos de propagación de la enfermedad y las medidas a implementar en cada caso para evitarla sean igualmente muy diferentes”, señala la misiva.

Fuentes de los clubes consideran incongruente que el Patronato Deportivo Municipal pueda dar clases en la calle o alumnos de un colegio practicar deporte al aire libre mientras se prohibe eso mismo en las instalaciones al aire libre de clubes en los que se adoptan medidas higiénicas y tiene accesos controlados. Las mismas fuentes agregan que la reapertura de los clubes podría contribuir a evitar conflictos como los que se pueden acabar dando por el uso o no de mascarilla por quienes acaban yendo a correr al Paseo del Muro donde “un día va a acabar pasando algo”. Además, insisten en la seguridad del deporte al aire libre como ya ocurre en las urbanizaciones privadas en las que se juega al tenis.

En la misiva, las entidades deportivas sostienen que la lucha contra la pandemia no es incompatible con la práctica de “actividades que pueden ser calificadas como seguras, entre las que, entendemos, se encuentra el deporte en gran parte de sus vertientes”, por lo que piden la reapertura de los servicios deportivos “que no representan riesgo de contagio”.

La decisión no dependerá exclusivamente del Principado. Desde la Consejería de Salud apuntan que compete al Comité de Crisis, integrado por Principado, Delegación de Gobierno y Federación Asturiana de Concejos.