Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de Nuevo Roces dice que pactó con su ex “no hablar nunca más” del bebé

Silvia A. M. indica en su escrito de defensa que su entonces novio se llevó al niño e insiste en su inocencia: “La última vez que vi a mi hijo estaba vivo”

Contenedor de basura en la calle Genaro Suárez Prendes, en Nuevo Roces, donde apareció el cadáver del bebé, justo delante del edificio donde vivía la pareja. En el recuadro, Silvia A. M., la madre del bebé.

Contenedor de basura en la calle Genaro Suárez Prendes, en Nuevo Roces, donde apareció el cadáver del bebé, justo delante del edificio donde vivía la pareja. En el recuadro, Silvia A. M., la madre del bebé.

“Yo no lo maté. La última vez que lo vi estaba vivo”. Esta es la versión en la que se mantiene Silvia A. M., la joven gijonesa de 28 años acusada de asesinar de 53 puñaladas a su hijo recién nacido y tirarlo después en una mochila, con el cordón

La madre de Nuevo Roces dice que pactó con su ex “no hablar nunca más” del bebé

La madre de Nuevo Roces dice que pactó con su ex “no hablar nunca más” del bebé

El relato de hechos que realiza Silvia A. M., en prisión provisional desde su arresto en septiembre del pasado año, insiste en que cuando su exnovio, Daniel B. S., llegó de trabajar se encontró con ella y el bebé nada más dar a luz. Fue entonces cuando, según la procesada, su pareja se llevó al niño con la intención de dejarlo en un centro de salud y la promesa de “no volver a hablar nunca más del asunto”. Eso sí, reconoce en su escrito de defensa que tampoco vio a Daniel B. S. acuchillar al recién nacido y que por tanto no sabe cómo ocurrió todo. ¿Por qué no dijo nada cuando todo el barrio se enteró del hallazgo del cadáver? Se remite a que pactó no volver a hablar del tema con su pareja.

Sin arma del crimen

En el relato de los hechos de Silvia A. M. no se responde al por qué decidió dar a luz en su casa ni tampoco a las búsquedas en internet de vídeos de partos o para saber cuánto se tarda en morir por una hemorragia. Consultas que la instrucción determinó que habían sido hechas por ella, puesto que eran sus dispositivos electrónicos. Entre otras cosas, eso motivó la exoneración total de Daniel B. S., que ahora ejerce la acusación particular contra ella.

Una de las pocas bazas que tiene Silvia A. M. está en que después de analizar todos los cuchillos que había en el piso de Nuevo Roces no se pudo determinar cuál fue el arma del crimen. No obstante, sí se encontró una huella parcial en la bolsa de basura que tenía al bebé. Su objetivo, pese a todo, es que el jurado popular crea su versión de lo ocurrido, con muchas lagunas demostradas en la fase de instrucción que la acercan a la prisión permanente.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats