La escritora y poetisa Mercedes Cavestany, afincada en Gijón desde hace más de medio siglo, falleció ayer a los 87 años de edad por coronavirus, que la tuvo ingresada en el hospital en los últimos días. Cavestany, viuda de Mariano Costales Gómez-Ojea, deja cuatro hijos, Mercedes, Paula, Jaime y Almudena, y varias obras que escribió en los últimos años.

Mercedes Cavestany Bastida, nacida en Madrid, llegó a Gijón de la mano de su marido, abogado de profesión, después de que entrase a trabajar en la Constructora Gijonesa, donde uno de sus hermanos trabajaba como ingeniero naval. Era hermana del ingeniero agrónomo Rafael Cavestany, que ostentó la cartera de Agricultura durante uno de los gobiernos de Franco.

Una de las grandes pasiones de Mercedes Cavestany fue siempre la literatura y pronto comenzó, tras un encuentro en el Ateneo Jovellanos con Torcuato Luca de Tena, durante una conferencia, comenzó a escribir varios textos en la prensa nacional. Además de sus artículos de opinión están también varias obras publicadas en los últimos años, como el poemario “Al hilo de las horas” u “Octavillas de café”. También fue una asidua a las tertulias organizadas por Víctor Alperi en el café Dindurra, gracias a las cuales se animó a publicar “Juntos y palabras”, su primera obra.

Los restos mortales de Mercedes Cavestany, que reposan ya en el tanatorio de Gijón-Cabueñes, donde serán incinerados en la intimidad familiar. El funeral por su eterno descanso, dadas las circunstancias sanitarias, se anunciará más adelante.