Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pinceladas de libertad en los muros urbanos de Gijón

El proyecto para promover el arte contemporáneo en la ciudad arranca con los creadores Helena Toraño, Peter Random y Dados completando sus murales

El artista Peter Random, bajo una de las urracas dibujadas en el muro del campo de fútbol  de Ceares.

El artista Peter Random, bajo una de las urracas dibujadas en el muro del campo de fútbol de Ceares. Juan Plaza

Barcos, peces, pájaros y mensajes de libertad y respeto comienzan ya a dar vida y lustre a muchos de los oscuros muros de Gijón gracias a las esmeradas pinceladas de jóvenes artistas que forman parte del Proyecto de Intervención Artística en Espacios Públicos, una idea que ha desarrollado el gobierno

Helena Toraño, delante de su mural en la pared lateral de la Escuela de Vela del espigón central de Fomento. | EFRÉN TOMÁS

El proceso, en el que toman parte ocho autores, está ya en marcha y será visible en el Muro de Naval Gijón, el campo de fútbol del Ceares, la rotonda de La Guía, el parque de Begoña, los bajos de la calle Río Eo, la medianera de Inuesa, Poniente y la Punta Lequerica. Es este último el único escenario donde el trabajo ya se ha terminado. Está dedicado al medio ambiente y su autor es Dados, el nombre artístico del leonés David Esteban. “La línea principal de mi trabajo es elogiar el hecho de que nos recomienden reciclar, pero también quiero denunciar que los tetrabricks es algo de lo que menos se recicla”, expone para describir su mural, que simboliza varios peces utilizando precisamente esos envases. “Tiene un fondo muy infantil, y trato de inculcar que hay que reciclar, pero hay que hacerlo bien”, enfatiza. Dados, igual que el resto de compañeros que componen el elenco aplaude la oportunidad de desarrollar su arte en la calle. “Deberían copiar la idea en más sitios, dando libertad a los artistas. Yo estoy encantado con que hayan contado conmigo, siendo el único de fuera de Asturias”, reconoce.

El leonés Dados, pintando su mural, peces con forma de tetrabricks, en una de las paredes de la Punta Lequerica. | | M. A. CENTENO LLORENTE

A punto de terminar su obra está Helena Toraño, que esta semana ha sufrido un pequeño revés en su propuesta. Al llegar por la mañana, después de frenar su inspiración por culpa de la lluvia, vio que alguien había boicoteado su mural, rasgando la piedra con algún objeto punzante y destrozando uno de los barcos de su idílica playa. ¿Qué playa? “No es ninguna y así pueden ser todas”, señala la artista, que invita “con una imagen agradable” a “evadirse de la realidad”. “Quería apostar por el aire fresco, la libertad de la que ahora estamos tan faltos y creo que el mar es la mejor opción”, reflexiona la artista, que acostumbra a buscar en la naturaleza su mejor forma de expresión.

La artista asturiana pintando su obra.

Quienes se hayan dado una vuelta por Ceares habrán visto el profundo cambio de la pared del campo de fútbol del barrio. El responsable es el joven madrileño Peter Random, afincado en Gijón y artista interdisciplinar enmarcado entre la pintura mural y el tatuaje. Las protagonistas de su obra son las urracas. “A pesar de su popular mala fama, la elegí como elemento principal, puesto que es una especie con mucha presencia en el entorno del muro”, afirma el autor de “El amor no tiene que doler”.

Para desarrollar la idea, visible tanto para los vecinos del barrio de Ceares como para quienes entran y salen del centro urbano de Gijón, Peter Random se basó “en una ilustración del libro ‘Birds of America’, de John James Audubon, el cual recogía infinidad de aves pintadas a escala natural en el año 1827”. ¿Y cómo llevarlo a cabo? “En mi caso resolví el espacio con unas aves sobredimensionadas que me dieron total libertad a la hora de interpretar las texturas con el aerosol, además de una buena visión del mural a media y larga distancia”, describe el artista madrileño.

Random también aplaude la iniciativa. “El apoyo a estas pinturas murales me parece una bonita iniciativa para formar parte del paisaje urbano de Gijón”, sostiene.

Las creaciones seguirán tiñendo el mobiliario urbano de la ciudad en los próximos días. Cada artista irá poco a poco completando sus respectivas creaciones. A punto está, por ejemplo, Ramón Isidoro llevará en breves su propuesta al paseo de Begoña. Otras firmas, como las de Sepul, Bastian o Sak están ya en marcha para revestir Gijón de arte contemporáneo. El objetivo, un canto a la libertad que brindan los artistas urbanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats