La Policía Local de Gijón detuvo ayer a un hombre de 55 años por un delito de desobediencia grave y resistencia después de sorprenderle bebiendo en la calle junto a un grupo de jóvenes.

El incidente ocurrió sobre las cinco de la tarde en la calle Margarita Xirgu, en el barrio de La Calzada. Según explican fuentes policiales, este individuo estaba bebiendo junto a un grupo de jóvenes, que también fueron denunciados practicar botellón. El detenido ya había sido denunciando con anterioridad por alteración del orden público.

Además, un bar de la avenida de Portugal fue sancionado por servir alcohol y a cinco de los clientes por consumo de alcohol en la vía pública.

Por otro lado, la Policía Local denunció a 16 personas por incumplir el cierre perimetral del concejo y a 16 más por no llevar la mascarilla obligatoria y/o fumar sin mantener la distancia de seguridad. En cuanto a las fiestas en domicilios, se intervino a las 01.30 horas en un piso de la calle Sáhara que se saldó con una denuncia acorde a la Ordenanza Municipal de Convivencia y otra denuncia por no respetar el toque de queda.