Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jueces rechazan otro examen forense del “caso Germán” y abren juicio oral

El joven no tendrá que someterse a más exámenes “por innecesarios” | La Audiencia emplaza a las acusaciones a presentar sus relatos

Germán Fernández en su casa

Germán Fernández en su casa Ángel González

Los cuatro acusados por las graves lesiones que sufrió el joven Germán Fernández tras una pelea entre varias personas ocurrida en la zona de Fomento en julio de 2017 están a punto de conocer las penas a las que se enfrentarán por el delito de lesiones por el que están procesados desde hace ya tres años. La sección octava de la Audiencia Provincial acaba de dictar el auto de conclusión del sumario y ha acordado la apertura de juicio oral, notificado ayer a las partes implicadas, contra los cuatro procesados: Imad A., Yeray R. V., Jorge Á. G. y Rubén Á. H.. El tribunal, además, desestima las últimas pruebas solicitadas por una de las defensas, que exigía un nuevo examen forense del camarero para conocer el estado las secuelas que sufrió.

Los primeros en dar a conocer sus escritos de acusación –tienen plazo de cinco días– serán el Ministerio Fiscal y la acusación particular, ejercida por la familia de Germán Fernández. Las penas que solicitarán para los cuatro procesados se esperan “bastante altas”, según las fuentes consultadas por este periódico. Según se establece en el artículo 149 del Código Penal, relativo a las lesiones más graves, aquellas que provocaron la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido o una grave enfermedad somática o psíquica, entre otros supuestos, el autor de esas lesiones “será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años”.

En esa franja parece que se moverán las solicitudes de prisión para los acusados, tanto la del fiscal como la de la acusación, dependiendo eso sí de la implicación de cada uno de los jóvenes en las lesiones que sufrió Germán Fernández aquella madrugada, puesto que fueron dos los focos de pelea y el camarero gijonés solo recibió un golpe, el que le dio, según confesión, Rubén A. H. “Le golpeé tras esquivar su puñetazo”, declaró ante la jueza instructora tras lamentar “mucho el resultado de la pelea”. Luego, al caer, se golpeó en la cabeza contra el bordillo.

"Germán ha quedado impedido para vivir de manera independiente", afirman los forenses

decoration

Los otros tres procesados, en cambio, igual podrían tener más suerte de cara a las penas de cárcel a las que se deberán enfrentar. No obstante, tanto Imad A., ahora en prisión por otra causa, también de agresión, como Yeray R. V., tienen sobre su hombros otras condenas por lesiones. Cabe recordar que los cuatro acusados llegaron a estar casi dos años en prisión preventiva, hasta que se decretó su puesta en libertad con varias medidas cautelares, como una orden de alejamiento que les prohíbe acercarse a menos de 500 metros a la zona de El Natahoyo y Poniente así como de su víctima y la familia de Germán Fernández.

Policía y ambulancia asistiendo a Germán en la calle Felipe Menéndez tras la agresión.

Policía y ambulancia asistiendo a Germán en la calle Felipe Menéndez tras la agresión.

Tal y como concluyó el informe médico forense realizado por el Instituto de Medicina Legal de Asturias, las lesiones que sufrió Germán Fernández fueron graves. De hecho, sostienen los forenses en su escrito, de junio de 2019, el joven “ha quedado impedido para vivir de manera independiente y se le ha reconocido una gran invalidez”. El camarero gijonés llegó a pasar 432 días de hospitalización, de los 48 días fueron en la UCI. Además, también se refleja en ese documento, clave para la causa, las intervenciones quirúrgicas y la rehabilitación realizada.

Por esas lesiones, en el caso de salir condenados, deberán responder con toda probabilidad de forma solidaria los cuatro acusados. Esa indemnización se espera millonaria si se tiene en cuenta que durante la fase de instrucción se fijó en 2,7 millones de euros la fianza de responsabilidad civil. No obstante, esa cifra se estableció cuando eran ocho los jóvenes investigadores, pero cuatro de ellos quedaron luego exonerados por completo.

Las lesiones de Germán Fernández, que continúa su rehabilitación, tienen fecha de junio de 2019, es decir, hace ya más de un año. Fue ese el motivo por el que la defensa de Rubén Á. H. solicitó en varias ocasiones, tal y como publicó LA NUEVA ESPAÑA, un nuevo examen forense para conocer el alcance de las secuelas a una fecha más actualizada. “No ha lugar a la práctica de las diligencias interesadas” vuelve a responder la Sección Octava en este último auto. Para argumentar la decisión, el tribunal se remite a sus argumentos expuestos en el mes de mayo, cuando ya rechazó la prueba “por innecesaria a los fines de investigación, por dilatorias y por perjudiciales a todas luces para la víctima”. Por todo ello, la causa ha dado ahora un importante paso hacia adelante para esclarecer lo ocurrido aquella madrugada y depurar las responsabilidades de las lesiones que sufrió Germán Fernández.

Compartir el artículo

stats