Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retrato nocturno del abandono de Perlora: las fotos de la ruina de una joya arquitectónica

El artista gijonés José Mata lanza “Pernocta”, serie fotográfica que rescata la belleza de un espacio privilegiado pero olvidado

Una de las imágenes de “Pernocta”.

Una de las imágenes de “Pernocta”. José Mata

Ocupa más de veinte hectáreas del litoral asturiano, una atalaya privilegiada frente al Cantábrico en el concejo de Carreño. Medio abandonada hoy y bajo la propiedad de la Administración del Principado, la llamada Ciudad Residencial de Perlora es una de esas joyas paisajísticas, arquitectónicas y hasta sociológicas que sigue incomprensiblemente arrumbada. Asturias y sus paradojas. Fue levantada en 1954, durante el franquismo, como una ciudad sindical para las vacaciones de los trabajadores. Y gozó de enorme aceptación y popularidad entre las clases obreras y medias durante más de tres décadas. “Hay que darle una segunda oportunidad”, afirma el fotógrafo gijonés José Mata (1971), que propone en la serie de imágenes “Pernocta” un homenaje y una reivindicación de un lugar aún vivo en la memoria estival de miles de personas.

Otra de las edificaciones de la Ciudad Residencial de Perlora en una imagen de “Pernocta”. | José Mata

"Pernocta” es el resultado de año y medio de trabajo. Más de tres mil imágenes que su autor ha compendiado en una serie nocturna, como se colige del título de la obra, pero en la que la luz -una cierta luz casi fantasmal que parece llegar del pasado para sugerirnos también un antiguo esplendor- da una nueva calidad a las edificaciones de la ciudad de Perlora.

“Cuando anochece hay que hacer pruebas de luz y de configuración de la cámara para que parezca que nunca hay un flash o una luz artificial”, explica José Mata. Las imágenes de “Pernocta” se expusieron brevemente en el gijonés Museo Barjola. Las restricciones sanitarias por el covid-19, con el cierre de muchas instalaciones culturales, impidieron una mayor divulgación pública de una obra en la que hay, también, una carga de denuncia. “La mayoría de los chalets de Perlora fueron diseñados por once prolíficos arquitectos asturianos”, explica el fotógrafo. Y aún dice más: “Estaban muy influenciados por las corrientes modernistas y son los autores de edificios que forman parte del panorama de nuestras ciudades”.

El fotógrafo José Mata. |

Algunos de esos chalets, sobre todo los que están próximos al mar (Perlora tiene tres playas: Carranques, La Isla y Huelgues), sufren un evidente deterioro por la humedad y el salitre. Algunos fueron edificados con materiales de no muy buena calidad. “Otros, en cambio, aún están muy bien”, apunta José Mata. Y deja claro el “utópico deseo” que encofra la labor de “Pernocta”: “Lograr que el impacto visual de las imágenes y el discurso que las acompañan conciencie a los organismos públicos, empresas privadas y al espectador, sobre la necesidad de preservar un conjunto arquitectónico infravalorado, parte de nuestro patrimonio cultural y que merece ser conservado por su singularidad”.

José Mata confiesa su querencia por la corriente de fotógrafos estadounidenses más atenta a la geometría y belleza de los edificios, de sus luces y sus sombras. En “Pernocta” parece querer devolver la vida a esas casas de todos.

Compartir el artículo

stats