Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arqueólogos avalan el plan para la Campa Torres: “Salda deudas pendientes”

Actualizar el museo y emplear georradares son “criterios saludables”, dicen los expertos | El edil de Cultura: “Es una actuación fundamental”

La Campa Torres

La Campa Torres Ángel González

Un proyecto “ambicioso” que “salda las cuentas pendientes” con uno de los yacimientos más emblemáticos del norte de España. Así defienden los arqueólogos asturianos el plan para retomar las excavaciones en la Campa Torres a partir del año que viene, adelantado por LA NUEVA ESPAÑA, que permitirá recopilar, conservar y

Desde la profesión arqueológica avalan los criterios establecidos en este plan de intervención, que empezará por rematar la labor de Maya. “Es un criterio muy saludable eso de empezar por poner orden a lo anterior. Las intervenciones que se hicieron en su día no fueron menores y queda todavía bastante material que hay que actualizar y documentar”, asevera Rubén Montes, presidente de la asociación regional de arqueólogos (Apacma). También el experto Ángel Villa cree que el planteamiento propuesto está “bien estructurado” y que parece nacer con una clara intención “divulgativa”, ya que una de las últimas actuaciones previstas es actualizar, una vez elaborada la memoria de conclusiones, los contenidos de un museo que lleva 25 años sin tocarse.

“Como arqueóloga ya me parece interesante, pero como gijonesa me toca la fibra sensible”. Lo dice Estefanía Sánchez, también comisaria de una exposición recién inaugurada sobre la arqueología local en la Antigua Rula. “Es un yacimiento muy importante en la cultura castrense de Asturias. Tenemos un mundo prerromano que sí se ha estudiado con José Luis Maya, pero falta la publicación del periodo romano, antes de que ese asentamiento se acabase trasladando a Cimavilla. Nuestras raíces están en ese castro y parece que se va apostar por la difusión y eso es fundamental; salda cuentas”, defiende. También cree que el otro gran punto fuerte será el drenaje de las zonas inundadas, que precisamente se concentran en la llanada romana y que podrán aliviarse gracias a una subvención estatal.

Es este otro de los aspectos que Ferrao considera “fundamental”: “Evitar el posible deterioro del yacimiento es básico y, por eso, toda esta primera fase de drenaje, que seguramente no será vistosa de manera pública, es básica para seguir construyendo los puzzles del pasado. Que el Ministerio apueste por este proyecto da buena muestra de la importancia del yacimiento”. Lorenzo Arias, docente de Historia en la Universidad de Oviedo, espera que otras instituciones públicas “tomen ejemplo” e impulsen más labores de recuperación del patrimonio. “Jovellanos, como tantos otros temas, fue visionario. Defendió que se excavase este enclave”, dice. Gema Adán, arqueóloga, señala que “otros yacimientos en Asturias se están deteriorando” y espera que este “plan genial y necesario” de Gijón reavive las intervenciones en otros concejos.

Paseantes en la Campa Torres Ángel González

Los muros de la villa romana de Veranes, ante su primera restauración

En los próximos meses, y en paralelo a las labores de excavación que se llevarán a cabo durante cinco años en la Campa Torres, la villa romana de Veranes afrontará el que será su primer plan de restauración tras la apertura del museo en 2007. Las labores durarán pocos meses y están a punto de licitarse con un presupuesto aproximado de 130.000 euros, según responsables municipales. El objetivo, aclaran los responsables, es consolidar las estructuras al aire libre que, por su exposición a lluvias y viento, precisan de una actuación en profundidad más allá de las limpiezas periódicas realizadas por los técnicos. “Desde que se inauguró no se ha hecho un trabajo serio de este tipo y era necesario”, defiende Paloma García, directora de la red de los Museos Arqueológicos de Gijón. Con este otro proyecto, esta red museística salda otra deuda pendiente, sobre todo, tras la finalización la pasada semana de las labores de limpieza y consolidación de los restos arqueológicos de las Termas. “Se conservan muy bien, pero de vez en cuando hay que aspirar polvo y limpiar sales y parásitos. Este año ya tocaba”, aclara la responsable, que agradece el apoyo recibido para las intervenciones en estos tres museos por parte de la concejalía de Cultura. “El proyecto estrella, sin duda, es el de la Campa, pero en general vemos una buena disposición por parte del Ayuntamiento. Veo que les interesa que la arqueología se difunda y se dé a conocer. Para mí es fundamental, porque estas actuaciones ayudan a que los gijoneses vean que las cosas se están haciendo bien y que su dinero no cae en saco roto sino que los proyectos con bagaje importante, como estos tres museos, siguen actualizándose y no se estropean ni se abandonan”, asevera. Para este 2020, recuerda la arqueóloga Estefanía Sánchez, la idea era lanzar un amplio programa de exposiciones sobre la arqueología gijonesa. “Se cumplían 25 años de la apertura del museo de la Campa y las termas y era la oportunidad perfecta, pero no pudo ser. Al menos saber que en 2021 se harán cosas por nuestros yacimientos sirve de consuelo. Las labores de restauración y conservación, que son mucho más complejas que un simple mantenimiento, son esenciales”, señala.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats