DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aurelio Martín | Concejal de Medio Ambiente y Movilidad

“El carril bus de Pablo Iglesias lo hemos parado porque quedaba muy justo”

“Nuestra idea es que el proyecto para la renaturalización del Piles lo paguen otras administraciones”

Aurelio Martín.

Aurelio Martín.

La concejalía de Aurelio Martín tiene casi tantos frentes abiertos como polémicas hay en Gijón. Nada de lo liderado por el edil de IU desde que se hiciera cargo del área de Movilidad y Medio Ambiente en el gobierno local ha pasado desapercibido. Unos le aplauden, otros se manifiestan en la calle pidiendo su dimisión. Sus áreas, con y sin pandemia, han sido motor de la acción municipal.

–El Incar dice que el carbón de San Lorenzo viene de El Musel. ¿Y ahora qué?

–Queda tener una reunión con el Principado, al que ya le hemos remitido el informe. Algunas medidas del plan del aire afectan a la manipulación de carbones en el puerto, pero quizás se hagan insuficientes y tengamos que avanzar hacia otras complementarias.

–¿Coercitivas para el Puerto?

–En principio deberían ser planes a desarrollar y de acuerdo con el Puerto. En temas medioambientales, como mejor se avanza es cuando hay colaboración. Y El Musel es, de alguna manera, administración del Estado, así que se debe imponer esa colaboración y, para ello, es evidente que necesitamos al Principado. Las declaraciones que he oído del Vicepresidente y Consejero del ramo (por Juan Cofiño) han sido muy claras: habla de disciplinar la actividad portuaria y va en la línea de buscar soluciones que eviten ese tipo de problemas en la playa. He visto contundente al Principado, no lo he visto ambiguo ni esquivando el problema.

–¿Queda cerrado el eterno debate del carbón de la playa o hay que esperar más informes?

–El informe es clarificador y contundente. Hay un antes y un después de este informe del Incar.

–En Gijón hay mucha gente cansada de informes y búsquedas de acuerdos. ¿No ha llegado el momento de decirles a algunas empresas que les toca actuar?

–Tanto el Puerto como Arcelor han hecho inversiones estos años que se han traducido en algunas mejoras. Dicho esto, es insuficiente y tendremos que seguir profundizando en ese camino de compromiso de las empresas con el medio ambiente. Aunque los planes del aire han mejorado la situación, no lo han hecho tanto como para decir que es satisfactoria. En la zona oeste es todo lo contrario. Tenemos una situación insatisfactoria donde se siguen incumpliendo los parámetros de la Comisión Europea. Pero aquí va a haber un antes y un después de la instalación de la estación medidora.

–¿En El Lauredal?

–Sí, en eso no hay duda. La estación se pondrá donde la Plataforma quiera que se ponga. Se planteó otro sitio, pero si se pide en El Lauredal, se va a poner en El Lauredal. Lo importante es que esa estación va a ser parte de la red oficial y eso supone, pura y llanamente, que esos datos van a estar en Bruselas. A partir de ahí estamos, entre comillas, más obligados a cumplir. La Comisión Europea no mira hacia otro lado, impone sanciones. Esa estación va a ser una obligación a más para las administraciones y para las empresas.

–¿Cuándo va a arrancar el plan de calidad del aire para la zona oeste?

–Ahora están con las alegaciones y a mitad de enero tenemos una reunión prevista con la Viceconsejería. La idea del Principado es aprobarlo en un Consejo de Gobierno del mes de febrero.

–¿Ha sido 2020 un buen año en Gijón para la lucha contra todas las contaminaciones?

–Atajar los problemas supone tener análisis muy certeros sobre esos problemas. El Musel y la playa, por ejemplo. Es verdad que la polémica existía y que mucha gente apuntaba al puerto, pero el problema no es creer, es saber. Cuando a una empresa le obligas a tomar medidas es porque lo tienes muy claro y eso parte de informes previos. Las cosas no se hacen por intuición ni por buena voluntad. Hasta ahora lo que había era mucho debate, y no quiero volver yo a las tertulias del Observatorio de la playa. Ahora más que debates, tenemos certezas para operar. Eso ha sido el ADN de la concejalía para todo: estudios, análisis, conocimiento.

–¿Va a reabrir al uso deportivo el anillo navegable del Piles?

–Esa decisión no la voy a tomar yo. Yo ni hago ni firmo informes sobre el Piles y no tengo pensado ni hacerlos ni firmarlos. Haremos lo que nos aconsejen hacer los informes que ahora está en marcha. Informes firmados por instituciones públicas, no por personas a título individual.

–Y más allá del anillo navegable, ahora su compromiso es renaturalizar todo el Piles. ¿Cómo y cuándo?

–Se han hecho inspecciones, se ha monitorizado el río... El conjunto de las entidades privadas con actividad en la zona han estado muy colaboradoras y han hecho el esfuerzo que les pedimos. Sería muy hipócrita que la parte pública no actuara porque también contribuye a la contaminación del río. Uno de los colectores de la EMA, a la altura del Palacio de Deportes, es uno de los problemas más importantes. Ya tenemos un compromiso presupuestario por parte del Principado de un millón de euros. El proyecto lo hará la EMA y lo ejecutará el Principado.

–Habla del colector del Peñafrancia.

–Sí, firmaremos un convenio y nos gustaría que fuera a tres, también con el Estado. La idea es afrontar también las obras de las lagunas de Isabel la Católica y la renaturalización del Piles con la colaboración del Principado y el Estado. En este ámbito ya no se dependería de la Viconsejería de Medio Ambiente sino de la consejería de Recursos Naturales. Estamos hablando de una actuación de 1,3 millones. Nuestra idea es que el Ayuntamiento haga el proyecto y lo ejecuten otras administraciones. O si lo ejecutamos nosotros que lo financien ellos.

–¿Cuándo empiezan las obras en la avenida del Molinón para convertirá en paseo dentro del parque?

–Depende de la concejalía de Obras Públicas, pero lo más seguro es que sea en enero.

–Ejerció usted, como diría la ministra de Hacienda, de “cabezón” en un asunto que generó tanto rechazo.

–Está en el programa de gobierno ganar más espacios verdes para la ciudad. En esa zona y en otras. Queremos cambiar el hormigón frío e inhóspito por espacios revegetados y amables para la ciudadanía. Iremos viendo más cosas.

–¿No había verde suficiente en Isabel la Católica?

–La avenida del Molinón era un aparcamiento en mitad de un parque sin sentido ninguno. Un parque que continúa más allá con Hermanos Castro. También tendremos que definir qué queremos con Hermanos Castro porque en el PGO no es un aparcamiento.

–¿También se teñirá de verde?

–Hay un estudio de pacificación del entorno de El Molinón que estamos hablando con los grupos políticos y el Foro de la Movilidad. Queremos que las medidas en ese entorno sean lo más consensuadas posible, le estamos dando vueltas.

–La queja generalizada es que Gijón no para de perder plazas de aparcamiento.

–No son tantas. Si se quita la avenida del Molinón son unas 400. El 1% de todas las plazas que hay en superficie. En Gijón, como en otras ciudades, hay un apoyo generalizado a la peatonalización, del 80%. La controversia es siempre dónde se hace esa peatonalización.

–Se habla de aparcamientos en altura, ¿una alternativa a largo plazo?

–Algunos espero verlos en este mandato. El único límite para hacer cosas este mandato es el presupuestario, que es muy complicado porque estamos en los tiempos que estamos. Por eso, buscamos financiación más allá de las arcas municipales. Por ejemplo, para el carril bus de Pablo Iglesias estoy buscando dinero más allá del Ayuntamiento.

–¿Por qué se frenó ese proyecto?

–Nos dimos cuenta de que solo con pintura y sin quitar aparcamientos iba a quedar un carril bus muy justo. No sería el ejemplo de los carriles bus que tenemos en la cabeza y queremos avanzar haciendo las cosas lo mejor posible. En todo caso, en términos de futuro, la reforma integral de Pablo Iglesias y Manuel Llaneza requeriría eliminar todos los aparcamientos y eso, evidentemente, supondría darle alternativas a la gente con nuevos espacios de aparcamiento o jugando con la zona ORA para reservar zonas para residentes... Todo eso es lo que hay que articular.

–¿El Muro se va a quedar como está?

–Con cierre y sin cierre perimetral mucha gente disfruta del Muro, muchísima. Eso es obvio. Ahora mismo seguimos en pandemia y eso supone que siguen las medidas de distanciamiento social que recomiendan las autoridades sanitarias. En abril tendremos la propuesta de reforma del Muro de la comisión de trabajo que espero sea lo más consensuada posible. Yo estoy contento de una cosa: en el Muro va a haber más peatonalización de la que había. Eso no lo discuten más de cuatro. No se sabe si tanta como ahora o menos pero se va a ganar un Muro para el protagonismo de la gente. Y con un carril bici como Dios manda.

–Asumiendo los cambios impuestos por el covid, ¿se ha cumplido el pacto de gobierno PSOE-IU?

– Todo lo que tiene que ver con políticas sociales ha ido ágil, está muy bien la iniciativa “Mi barrio”, las escuelas infantiles. el plan de infancia, el de normalización de la llingua... y muy bien la concertación hecha en tiempo récord. El gobierno es un equipo y sí, condicionados por la pandemia, pero cumpliendo con los objetivos de legislatura. El trabajo es razonable y en sintonía.

Compartir el artículo

stats